A ti, ¿Te emociona que llegue el lunes?

Imagínate un domingo por la noche, la idea de que mañana sea lunes, ¿te emociona o te entristece? ¿qué es lo que causa ese sentimiento? ¿estás contento con lo que te espera al día siguiente?

Una de las principales cosas que influyen la respuesta a esas preguntas es sin duda nuestro trabajo y si disfrutamos o no hacerlo. El trabajo es una de las actividades más importantes durante nuestra vida, considerando que pasamos más de un tercio de nuestro día trabajando y que en ocasiones convivimos más con nuestros compañeros que con nuestra propia familia, por eso es importante estar contentos con lo que hacemos y encontrar la oportunidad de divertirnos y gozarlo.

A menudo se puede presentar que consideremos el trabajo como una obligación que solo hacemos por obtener dinero para cubrir nuestras necesidades, sin embargo, cuando trabajamos en algo que nos apasiona la perspectiva cambia, lo interesante es que nosotros mismos tenemos la capacidad de hacerlo divertido y apasionante.

Piénsalo un poco… si activamos nuestra capacidad de apasionarnos por las cosas, en cada trabajo, en cada pequeña tarea que hagamos, ese hábito transformará nuestro trabajo en algo especial.

No es un aspecto que solo depende de nuestra actitud personal, también influyen las relaciones con compañeros y jefes, el lugar físico de nuestra oficina, los tiempos de traslado, etc. Pero considerando todo esto, ¿Tu trabajo te hace feliz?

Hay quienes dicen que la felicidad no es un estado de ánimo si no una actitud. En el caso laboral un consejo que escuchamos frecuentemente es “Escoge un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. El secreto está en encontrar lo que te apasiona.

¿Cómo podemos hacer nuestro trabajo más feliz?

  1. Ser flexible

El mundo no es del más fuerte ni del más rápido, es de los más flexibles. Abrir nuestra mente y permitir cambiar nuestras opiniones, no nos hace débiles, nos hace grandes. Permitirnos cambiar nos proporciona el equilibrio necesario para disfrutar lo que hacemos.

  • Ser optimista

Ser optimista nos permite descubrir lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, si confiamos en las capacidades y posibilidades que tenemos podemos enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia.

  • Tener confianza

Confiar en los que nos rodean nos permite obtener también la confianza de los demás, la confianza ahorra energía y multiplica la productividad de los equipos de trabajo, confiar en nuestro entorno es un imán para crear nuevas oportunidades.

  • Ser comprometido

El compromiso es una elección personal, depende de nosotros mismos, cuando nos comprometemos, creemos y cuando creemos, participamos y nos involucramos más. Esto aumentará nuestra capacidad y nos convertirá en alguien con una identidad especial.

  • Disfrutar y divertirnos

Disfrutar lo que hacemos nos permite aprovechar el tiempo y crear una estrategia adecuada para vivir la vida. El sentido del humor y la risa aumentarán la calidad de vida y la sensación de bienestar.

  • Aprender

Observar mejor a nuestro alrededor ya que nunca terminamos de aprender. Podemos convertir nuestros errores en oportunidades y aprender de ellos, la clave esta siempre en la actitud y las ganas de seguir creciendo y preparándonos. La realidad es que los conocimientos duran menos cada día, así que actualizarnos es clave para estar listos para enfrentar cualquier reto que se presente.

  • Encontrar el significado

La primera fuerza para motivarnos es la lucha constante por encontrarle sentido a nuestra propia vida, lo importante no es hacer lo que amemos sino amar lo que hacemos. Además, es clave entender como nuestro trabajo, nuestras tareas diarias contribuyen a una meta mayor no sólo de la organización, sino en la vida de otras personas, estamos impactando a que nuestra sociedad y el mundo sean mejor. ¿A poco no es motivante?

En conclusión…

Terminemos cada día de nuestro trabajo con gratitud y hagamos que nuestra mente se enfoque en las situaciones positivas, platicar las cosas buenas que nos pasan hace que nuestra visión cambie y seamos más optimistas. 

Esta bien a veces querer cambiar y hacer cosas más interesantes, pero lo importante es hacerlo desde el disfrute de la tarea que, ahora mismo, nos está tocando hacer. Una vez que encontremos la manera de pasárnosla bien en el trabajo con cualquier cosa, disfrutaremos con energía y entusiasmo todo lo que venga. ¡Todo depende de nosotros!

Ahora que entendimos que nuestro trabajo es una parte fundamental de nuestra vida, la pregunta es: ¿Y si cambiamos odiar los lunes, por la emoción de empezar una nueva semana?

#HighPerformanceHappyPeople #AmaTuTrabajo #AmaTusLunes

¿Cómo aumentar tu productividad al máximo?

La vida diaria impone presiones y ritmos de trabajo que detonan el estrés de nuestros colaboradores, contar con buenos hábitos y saber ordenar los procesos rutinarios son parte importante que contribuyen al bienestar y la estabilidad aligerando la carga de trabajo.

Algunos cambios simples pueden ayudarte a mejorar tus labores, te compartimos 6 tips que te ayudarán a sobrellevar mejor la carga de trabajo:

Checklist para el día siguiente: Organiza con notas o recordatorios lo que no puedes posponer o dejar pasar mañana, calcula los tiempos aproximados que te tomará realizar cada actividad y prioriza las tareas. Debes resaltar los logros del día e incluir lo que te falto o lo que pudo salir mejor. Dale orden hoy a lo que puedes hacer mañana.

Aprende a destacar y prioriza: Debes de clasificar tus actividades y descartar lo que no es importante en el momento. Aprende a decir “no” y administra tu tiempo, de esta manera autoimpones, cumpliendo tus plazos en la entrega de algún proyecto o actividad importante.

Enfócate y desconéctate: Debes encontrar tu ritmo de trabajo, controlarlo y regularlo, así sea de trabajo o de relajarse es lo mismo. La cuestión es que encuentres un balance y la oportunidad de saber distinguir donde termina uno y comienza el otro. Las rutinas se pueden volver divertidas o menos complicadas si le pones entusiasmo.

Descansos y entrenamientos: Todos necesitamos un break para recuperarnos y volvernos a enfocar en el trabajo pero esto no quiere decir que dejemos de trabajar, si no que puedes romper la escena para checar tus cosas personales, relajarte, intercambiar ideas, cambiar el enfoque de la actividad, ajustar postura entre muchas otras, el propósito es recargar tus baterías para continuar con más energía.

Organiza tus juntas de trabajo: No hagas una reunión sin un plan, preparación, agenda y propósitos claros esto te ayudará a definir más rápido los temas a tratar más urgentes y darles resolución a la brevedad.

Cuida tus percepciones ambientales: Selecciona el tipo de música adecuada, cuida el orden de tu oficina, automóvil, ajusta tus tiempos de traslados, etc. Parece algo sin importancia pero no lo es, todos los estímulos que recibes detonan o afectan tus niveles de estrés. Nuestros sentidos son canales de contacto con el medio ambiente, lo que vemos, oímos, sentimos, olemos y tocamos nos estimula de manera positiva o negativa.


Es necesario que sepas controlar lo que percibes y no dejar que aspectos de la rutina cotidiana te invadan y afecten al grado que se conviertan en un obstáculo para tu rendimiento.

Aprende a cambiar la página, comenzar de nuevo y abrirte a nuevas ideas. En este presente la vida requiere de más tolerancia, equilibrio, flexibilidad y llevársela con calma. Ve a dormir en paz, cierra el ciclo; y comienza de nuevo.

Felicidad laboral = Productividad

En la actualidad, muchas personas buscan tener su trabajo al día y ser eficientes en términos de productividad, pero si lo que deseamos es tener una productividad óptima debemos además, aportar un toque de felicidad en las tareas que desarrollamos.

Cuando nos enfocamos en un trabajo que nos gusta creamos satisfacción y alegría, esto nos permite realizar las tareas asignadas con mayor productividad acelerando el proceso y logrando mejores resultados.

A continuación, te compartimos 8 razones por las que trabajar con felicidad eleva la productividad:

  1. Te mantiene motivado y optimista: La motivación es el motor de la productividad, cuando una persona es feliz, conoce su potencial y sabe manejarlo, podrá sacar adelante cualquier dificultad que se le presente, aunque esto implique tomar decisiones bajo presión.
  2. Desarrollas tu talento y das mucho más de ti mismo: Una vez que te sientas cómodo con tu alrededor notarás que el talento natural va a fluir de manera continua lo que deriva en mayor eficiencia y por ende en mayor productividad.
  3. Adaptación al equipo de trabajo: La felicidad mejora la relación que entablamos con los demás por lo que aplica también en el entorno laboral. La felicidad que demos contagia al resto del equipo y se siente mejor trabajar con ellos.
  4. Explotas tu creatividad: La buena vibra y el buen humor abre la mente y esto ayuda a que surjan buenas ideas.
  5. Adaptación a los cambios: Si te encuentras en un estado positivo entenderás mejor los cambios y te resistirás menos a su imposición, esto quiere decir que tu felicidad te permite adaptarte de manera rápida haciendo que tus funciones sean menos radicales al cambiar.
  6. Menos propenso a equivocarse: Cuando realizas una actividad feliz piensas menos en los errores, esto ayuda a no cometerlos. Disfrutas el proceso!
  7. Resuelve problemas, no los crea: La mayoría de los problemas son solucionables en primera instancia, debido a la frustración del momento comienza a dificultarse y no salen a flote los razonamientos necesarios para acabar con el problema, pero cuando se es feliz en el trabajo la habilidad para resolver un problema sale a flote junto con la creatividad y creas un abanico de nuevas soluciones.
  8. Un trabajador feliz es un trabajador saludable: Los accidentes laborales, las enfermedades y las indisposiciones suelen estar a la orden del día eso sin contar el estrés laboral, por lo que es de suma importancia que el trabajador se encuentre feliz en su ambiente de trabajo para estar plenamente enfocado en sus actividades.

Está claro que existe una conexión entre la felicidad en el trabajo y la productividad, una vez que tengamos las dos y los fusionemos en la misma cantidad tendremos la fórmula perfecta para ser más productivos en nuestro entorno laboral.


En Henco nos gusta trabajar con integridad, pasión y entusiasmo, creando personas de alto desempeño sin olvidar nuestra esencia personal, pero sobre todo creando gente feliz que mantenga una visión compartida con objetivos claros y pasión por lo que hace. Tenemos una cultura organizacional distinguida por Great Place To Work 🙂 ¡Porque juntos no tenemos límites!

¿Qué son las pausas activas?

Las pausas activas nos ayudan a realizar breves descansos durante nuestra jornada laboral además sirven para recuperar energía, mejorar el desempeño y la eficiencia en el trabajo, podemos realizarlas a través de técnicas o ejercicios que ayudan a reducir la fatiga laboral y prevenir el estrés.

También ayudan a fortalecer nuestro cuerpo adquiriendo beneficios a nivel cardiovascular y respiratorio.

Para realizar una pausa activa no necesitamos mas de 15 minutos e incluso puede realizarse en un espacio pequeño ya que los movimientos pueden hacerse en un mismo lugar.

¿Qué ejercicio podemos realizar?

  1. Subir y bajar escaleras
  2. Poner música y bailar
  3. Practicar activación de la respiración, solo/a o en grupos, así como masajes en el cuello y hombros
  4. Realizar ejercicios de coordinación y estiramiento
  5. Salir a caminar a un parque o por los corredores de la oficina.

Lectura recomendada: Estiramientos para principiantes

¿Qué beneficios brindan las pausas activas?

  • Disminuye el estrés
  • Favorece el cambio de posturas y rutina
  • Libera estrés articular y muscular
  • Estimula y favorece la circulación
  • Mejora la postura
  • Favorece la autoestima y capacidad de concentración
  • Motiva y mejora las relaciones interpersonales, promueve la integración social
  • Disminuye riesgo de enfermedad profesional
  • Mejora el desempeño laboral

Las pausas activas deben estar enfocadas en incluir ejercicios de fuerza y de condición cardiovascular para aumentar la intensidad física y disminuir la laboral.

Es recomendable que estas pausas activas se realicen mínimo 2 veces al día, la primera en la mañana a manera de calentamiento y la segunda a mitad o al final de la jornada para que los músculos puedan relajarse y estirarse.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de realizar pausas activas?

1. La respiración debe ser profunda, lenta y rítmica.

2. Relájate mientras pongas en práctica los ejercicios

3. Concéntrate en sentir el trabajo que realices en los músculos

4. No debe existir dolor

5. Elige el ejercicio adecuado en la zona donde sientas acumulado más cansancio.

6. Realiza los ejercicios suavemente con respiración adecuada.

Disminuir los niveles de estrés ayuda a mejorar la concentración y reducir los riesgos de enfermedades, con las pausas activas se libera estrés articular y muscular generando un mejor desempeño laboral además mejorar la calidad de vida.


Estamos acostumbrados a pasar muchas horas trabajando, sentados delante de una computadora sin apenas tener tiempo para realizar ejercicio durante la semana, por eso para que la falta de tiempo no sea una excusa comienza a practicar pausas activas durante el trabajo y cuéntanos como te fue 😉 #HencoSomosTodos