¿Te sientes exhausto constantemente?… puede ser agotamiento emocional.

¿Sientes que tienes muchas cosas que hacer y al final solo logras hacer la mitad? ¿Sólo quieres estar sentado/a en el sofá o piensas que no puedes con el día que te toca vivir? ¿No tienes fuerza para conseguir lo que te propones?

Muchas veces el sobrecargarse de actividades y cosas por hacer nos genera un agotamiento emocional, pero ¿Cómo llega a suceder esto? El agotamiento extremo va relacionado con sensaciones de estrés y ansiedad, sentimientos de angustia o incluso depresión. Todos podemos sentir este cansancio emocional extremo de vez en cuando, aunque algunas personas tienen tendencia a experimentarla más a menudo.

¿Qué es el agotamiento emocional y como se presenta?

El agotamiento emocional es un estado al que se llega por sobrecarga de esfuerzo en los pensamientos, es una enfermedad que provoca un deterioro en la salud física, mental y emocional ya sea por asumir conflictos y responsabilidades que nos generan compromisos de tipo emocional.

Aunque el agotamiento emocional se experimenta como cansancio mental, suele acompañarse de fatiga física, sensación de pesadez y la imposibilidad de seguir adelante con las acciones del día a día.

¿Cuáles son las causas?

Por lo general, se origina porque hay un desbalance entre lo que damos y lo que recibimos. Las personas que padecen esta condición sienten que entregan todo de sí mismos ya sea en el trabajo, hogar, con su pareja, etc. y que no es recíproco.

Esto ocurre en un contexto donde hay gran exigencia que a su vez aparentemente, demanda grandes sacrificios. Por ejemplo, un trabajo con un alto riesgo de despido, un hogar en el que los integrantes están llenos de problemas, una pareja conflictiva, solo por mencionar algunos.

Lo usual es que la persona agotada carezca de tiempo para sí misma y tampoco recibe el reconocimiento, afecto o consideración suficientes ya que se espera que “rinda” todo el tiempo y pueda aguantarlo todo.

¿Cómo se manifiesta el agotamiento emocional?

  1. Cansancio físico: Te sientes fatigada/o con frecuencia, desde que comienza tu día experimentas una sensación de obligación para realizar todas tus actividades.
  2. Insomnio: Los problemas abruman tus pensamientos y esto hace que sea difícil conciliar el sueño.
  3. Irritabilidad: Hay molestia y perdida del autocontrol con frecuencia, te sientes agotado/a, te ves de mal humor y eres muy sensible a cualquier crítica o gesto de desaprobación.
  4. Falta de motivación: Las acciones cotidianas comienzan a realizarse mecánicamente, como si estuvieras obligada/o a hacer lo que haces todo el tiempo, no sientes entusiasmo ni interés por tus actividades.
  5. Distanciamiento afectivo: Las emociones comienzan a ser cada vez más planas y dejas tus sentimientos de lado.
  6. Olvidos frecuentes: La saturación de información comienza a dar lugar a la pérdida de memoria y empiezas a olvidar las pequeñas cosas con facilidad.
  7. Dificultad para pensar: Te sientes confundido/a frecuentemente y cada actividad que realizas te toma más tiempo que antes.

       ¿Te sentiste identificado con 3 o más síntomas?, es momento de pedir ayuda!.

¿Qué hacer cuando se tienen estos síntomas?

Lo principal es prevenirlo conociendo o solicitando información del tema, es común llegar a pensar que es algo normal y con el paso del tiempo disminuirá, pero no siempre es así, más tarde se pueden presentar conflictos o una enfermedad crónica.

Lo ideal es tomar conciencia y realizar las siguientes acciones que pueden ayudar al problema:

  • Tratar de dormir por lo menos entre 7 y 8 horas diarias
  • Salir a caminar diario
  • Empezar a despertarse temprano
  • Tratar de hacer nuevas amistades
  • Hacer cosas nuevas o buscar un pasatiempo
  • Empezar a hacer cosas que siempre se han querido hacer
  • Practica la meditación o técnicas de relajación, te ayudara a transformar tus emociones y pensamientos negativos, permitiendo enfocar tu energía hacia el presente.
  • Identifica tus límites y responsabilidades ante una situación, adjudicarse cargas emocionales de más solo genera estrés y ansiedad.

El descanso es muy importante, hay que encontrar tiempo libre para relajarse y estar tranquilos. Además, se puede trabajar en construir una actitud diferente frente a las obligaciones diarias, cada actividad debe incluir tiempos dedicados al compromiso, pero también tiempos para descansar y realizar otras actividades

Es importante sensibilizarnos frente a nosotros mismos, no hay nada mejor que dedicar un rato del día a estar a solos, poder respirar y reconectarnos con lo que somos y lo que deseamos. Debemos de trabajar en desarrollar una actitud de compresión y bondad con nosotros mismos y lo más importante, reconocer cuando necesitamos ayuda.

Además de realizar estas acciones es importante que tengas presente que puedes acudir con un profesional y solicitar apoyo con terapia, lo más importante es que te sientas seguro/a de brindarte la atención necesaria y especializada para tratar esta condición.

Recuerda que lo más importante es estar y sentirnos bien con nosotros mismos, la perfección no puede ser alcanzada pero una buena salud mental si, esperamos este blog y la información proporcionada te haya sido útil. Recuerda que un cuerpo sano es el producto de una mente sana. 😉

#HencoBlog #AgotamientoEmocional #CansancioMental

¿Cómo aprender a ser más paciente?

Durante el tiempo de trabajo llegan momentos en que ocurren situaciones que ponen a prueba nuestra paciencia y en muchas ocasiones esas situaciones están fuera de nuestro control, por ejemplo: la computadora se tarda más de lo normal en ejecutar una acción, la conexión a internet esta lenta, no encuentras los archivos que necesitas con urgencia, solo por nombrar algunas; éstas forman una larga lista de imprevistos que desafían nuestra mente todos los días.

La manera en que reaccionamos ante estas situaciones será vista por todas las personas cercanas, ya sea familia, amigos o compañeros de trabajo, la forma en la que actuamos marca una diferencia en nuestro alrededor.

Desarrollar la paciencia se trata de trabajar un hábito de tolerancia. Es una actitud que nos lleva a soportar contratiempos y dificultades para conseguir el bien, desarrollando virtudes para no afectar a otros.

Si estas acostumbrado a estresarte por cosas que no pueden cambiar, tómate un respiro profundo y piensa en qué puedes mejorar que esté a tu alcance. La clave está en saber controlar tus emociones, en el trabajo hay situaciones que son inevitables, debemos de aclarar los conflictos con paciencia y buena voluntad para llegar a la solución.

Pasos para trabajar la paciencia

La paciencia es algo que se desarrolla, es un estado mental que puede variar según la situación, las personas y el tipo de conflicto que enfrentemos.

Normalmente, queremos que todo ocurra en la inmediatez, pero perdemos de vista que resolver las dificultades cotidianas de manera desesperada sólo brinda soluciones superficiales, te compartimos a continuación 5 pasos que te ayudaran a trabajar tu paciencia:

  1. Detectar que es lo que te hace perder la paciencia:

Autoanalízate y determina cuáles son aquellas cosas o situaciones que te generan esta sensación. Al conocer sus causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas, combatirlas y, eventualmente, eliminarlas.

  • Reconoce que no tienes el control de todo:

Comprende que hay cosas que no puedes controlar y que ampararte en la queja constante o en el enojo por cuestiones que no están en tus manos no soluciona nada.

  • Disfruta del momento:

Date gustos como comprar o hacer tu comida preferida, escuchar música de tu agrado, mirar una película, disfrutar las pláticas con tus  amigos o simplemente tomarte un café. Concentra toda tu atención en el tiempo presente.

  •  Busca alternativas para descargar tu ansiedad:

Es importante que tu cuerpo y mente no acumulen ansiedad y estrés. Realiza algún tipo de ejercicio físico para generar bienestar corporal y prueba técnicas de respiración para liberar tensiones.

  • Ve el lado bueno de la impaciencia:

La impaciencia no tiene por qué ser exclusivamente negativa. La inquietud puede ser el impulso inicial que despierte un proceso creativo. Cada vez que te impaciente algo, deja volar tu imaginación a rincones inesperados.

¿Cuáles son los beneficios de la paciencia?

  1. Mejor visión y claridad a largo plazo:

Cuando la impaciencia te agobia solo tratamos de enfocarnos en resultados inmediatos y de corto plazo. Pensar y actuar con calma nos permite enfocarnos en objetivos más grandes, de mayor trascendencia y construir estrategias enfocadas.

  • Se desarrollan actitudes positivas:

Al sentirnos estresados el mal humor aparece, así como predisponernos a ver solo el lado negativo de las situaciones, por ejemplo, culpar a los demás. El actuar con paciencia nos da la oportunidad de visualizar y asumir actitudes positivas.

  • Mejora las relaciones personales:

Cada persona tiene sus ideas, puntos de vista y no necesariamente coinciden con los demás. Tener paciencia en el área laboral y personal, es también escuchar y comprender lo que los demás expresan y su postura.

La paciencia más la empatía ayudará a comprender más a las personas.

  • Mejora la comunicación:

Ser paciente ayuda a tranquilizarse y pensar mejor lo que se desea expresar, una gran virtud en la comunicación es saber escuchar a los demás sin interrumpir.

  • Reducir el estrés: Ser paciente, no necesariamente reduce el nivel de estrés a cero, pero ayudará a mitigar los efectos y el malestar. Un beneficio muy importante es el efecto que produce tener paciencia sobre todo en situaciones difíciles, así podremos inspirar con el ejemplo a actuar de esta forma.

Para Henco lo más importante es cuidar el bienestar mental y físico de nuestros colaboradores, por eso consideramos de suma importancia compartir temas de interés que nos conciernen a todos, tómate un momento para poner en práctica estos pasos y platícanos si te fueron de utilidad.

#HencoSomosTodos #SerPaciente #HencoBlog

La clave de una comunicación efectiva

¿Qué es una comunicación efectiva?  

La comunicación efectiva busca que la persona que emite el mensaje lo realice de forma clara, directa y que no dé lugar a confusiones o malos entendidos, busca que la persona que recibe el mensaje procese la información en términos que pueda entender y dar retroalimentación sobre el mensaje que ha comprendido. 

¿En que contribuye una comunicación efectiva? 

La comunicación es una herramienta indispensable para fomentar la productividad y mantener relaciones laborales sólidas entre todos los niveles de una empresa. Los empleados que invierten tiempo y energía en una comunicación efectiva aumentarán rápidamente la confianza entre los demás, esto se traducirá en una mayor productividad y dará mejores resultados en el estado de ánimo.  

Un entorno de trabajo con estas características ayudará a crear un equipo fuerte, ya que la comunicación efectiva contribuye al sentido de pertenencia de los colaboradores que buscan alcanzar los objetivos comunes en la organización.  

Ventajas de una comunicación efectiva 

  • Construye y fomenta relaciones productivas a largo plazo 

Se crean relaciones interpersonales e interdepartamentales positivas, ya que se remueve la tensión innecesaria y la frustración dentro de los equipos de trabajo, generada por malos entendidos y errores al momento de comunicarse clara y directamente. 

  • Liderazgo efectivo  

Se pueden abrir canales de comunicación directos entre los líderes y colaboradores al establecer metas y objetivos claros, lo que genera un aumento en el rendimiento de la organización al alinearse a la visión de la empresa; los gerentes entenderán las actitudes y problemáticas de su equipo, mientras que estos también pueden conocer las de su líder y las políticas de la empresa.  

  • Innovación y crecimiento general de la organización  

Cuando a los colaboradores se les permite poder dialogar y comunicar sus ideas, generamos un ambiente de innovación y mejora continua, lo que ayuda al desarrollo general de la organización. 

¿Cómo mejorar la comunicación? 

Define metas y expectativas clarasLos líderes deben definir metas claras y viables tanto a nivel grupal como individual, describir exactamente lo que se espera del proyecto y del colaborador. Para que el mensaje sea claro es fundamental hablar sin ser repetitivo y explicarlo de manera cortés para evitar confusiones u ofensas.  

Presta atención al elegir el medio de comunicación: Una vez que has creado tu mensaje, debes garantizar que se divulgue a través del mejor canal posible. Aunque la comunicación cara a cara es, sin duda, la mejor forma de crear confianza con los colaboradores no siempre es la mejor opción. Tómate tu tiempo para decidir si la información cara a cara funcionará mejor que un correo electrónico o si basta con una llamada.  

Mantén a todos involucrados: Fomenta la retroalimentación continua de avances en los proyectos que se realizan en conjunto. Informa a todo el equipo sobre actualizaciones, esto es especialmente importante al tratar con personal a distancia. 

Escucha y demuestra empatía: La comunicación es un proceso bilateral, los líderes y colaboradores deben escuchar y fomentar el diálogo en toda la organización, si escuchas y observas atentamente puedes detectar a tiempo las inquietudes y adelantarte a las necesidades de los demás.  

Para Henco es importante fomentar la buena comunicación con nuestra gente, así mantenemos una visión y objetivos claros hacia las mismas metas, somos una empresa feliz y apasionada por lo que hacemos. Nuestra cultura organizacional está distinguida por Great Place To Work 😊 ¡Porque juntos no tenemos límites!  

Tips para plantearte propósitos realistas

Arrancamos el 2021, un nuevo año con muchos propósitos que cumplir: Bajar de peso, comenzar a hacer ejercicio, leer más, ahorrar más dinero, etc. Estos son algunos de los más comunes.

Al tener muchos propósitos que cumplir nos olvidamos rápido de ellos porque no le brindamos la suficiente atención a cada uno, el problema no es querer realizar cada uno de ellos, el problema es que para el mes de Febrero, toda la motivación de Enero se evapora, renuncias y vuelves a tus viejos hábitos de siempre.

La mayoría de los propósitos tienen que ver con cambiar hábitos, y la otra parte con hacer nuevos hábitos. Según estudios científicos, la mayoría de las personas renuncian a sus propósitos por falta de autocontrol, el exceso de estrés en sus vidas y las emociones negativas a lo largo del año.

¿Pero qué es lo que realmente estamos haciendo mal para nunca lograr concluir al cien por ciento nuestra lista? A continuación, te compartimos algunos tips que podrán ayudarte a identificarlo:

  1. Tus propósitos son metas muy grandes y poco realistas

Te propones metas muy ambiciosas de conseguir y piensas que podrás lograrlo, cuando en realidad es difícil si no es real, medible y alcanzable.

Por ejemplo, un propósito de los más comunes es bajar de peso durante el año con una dieta estricta y eso incluye una cantidad de kilos considerables en los que tienes que trabajar, el problema es que no es una meta realista, al final del mes vas a querer abandonar porque es muy pesado continuar así durante 11 meses más y privarte de lo que más te gusta al mismo tiempo de que no ves resultados instantáneos como tu quisieras. La mente es muy poderosa, si te desanimas tu propósito se vendrá abajo y vas a posponerlo un año más.

La clave esta en proponerte bajar cierta cantidad de kilos durante los primeros 3 meses y comer más sano, verás que una vez que logres este objetivo vas a querer continuarlo. Los pasos pequeños también cuentan.

2. Tienes muchos propósitos a la vez

Tener muchos propósitos que cumplir en tu día a día, te generará estrés innecesario, lo que da pie a que fracases con todas las metas que te propusiste. Para lograr construir un nuevo hábito en tu vida, es necesario que tomes decisiones conscientes a lo largo del camino, pero estas también agotan tu energía mental, tu autocontrol y tu fuerza de voluntad disminuye, lo que ocasiona que tomes decisiones incorrectas. Es por eso, que mientras menos decisiones tengas que tomar más acertadas serán.

Seamos honestos, si sientes que tienes múltiples prioridades, no tienes ninguna en realidad.

3. Tu propósito es muy poco especifico

Mientras más específica sea tu meta más posibilidades tienes de cumplirlas.

Ejemplos:

  1. Comer más sano: Desayunar sano
  2. Hacer ejercicio: Salir a caminar
  3. Aprender algo nuevo: Tomar clases online de inglés

Tus metas deben ser medibles para saber como vas a conseguirlas y una vez que las definas también podrás verificar que tan constante eres con ellas.

4. No tienes claro el por qué te lo propusiste

Definir la razón principal para lograr tu meta, te motiva en todo el camino. Si encuentras el verdadero valor personal de cada propósito, disminuirás las probabilidades de fallar.

Ejemplos:

  1. Quiero desayunar sano porque quiero tener más energía en el día
  2. Quiero salir a caminar porque quiero verme bien en las fotos
  3. Quiero aprender inglés porque quiero tener un mejor puesto de trabajo

5. No construyes un sistema que te respalde

Una meta solo nos dice que hacer, pero no nos dice como vamos a lograrlo, no nos da el paso a paso para lograrlo en la vida diaria, que es lo más importante.

Cuando solo nos enfocamos en lo que queremos lograr o en el tiempo límite para lograrlo, pero no en el proceso, es muy probable que no logremos obtener esos resultados que estamos buscando.

Disfrutar el proceso y entender el objetivo final de cada meta es importante para poder sobrellevar tu lista de propósitos.

La práctica diaria hace que logres cosas extraordinarias, comienza con pasos pequeños al final del día cada uno de ellos cuenta.

Supervísate a ti mismo, recuérdate constantemente lo que quieres lograr, pruébate, evalúate y corrige tu plan de acción cada vez que sientas que es necesario.

Esperamos que este blog te sirva y logres cada uno de tus propósitos, platícanos que te pareció y en que metas trabajaras este año.

#PorqueJuntosNoTenemosLimites #Propositos2021 #MetasAlcanzables

Balance de Vida: Paz Interior

Hoy en día es común vivir acelerado y sin parar, perseguimos metas sin realmente enfocarnos en las más importantes, lo que nos genera ansiedad más que una satisfacción o realización personal,  este estilo de vida definitivamente no nos ayuda a encontrar nuestra paz interior.

¿Qué es la paz interior?

La paz interior se refiere al hecho de estar mental y espiritualmente en tranquilidad, con suficiente conocimiento y comprensión de sí mismo para mantenerse fuerte frente a la ansiedad o el desequilibrio emocional. 

La felicidad y la paz interior no son algo que encontramos en el exterior, sino dentro de nosotros mismos. Para saber cómo encontrar la paz interior, es necesario comprender que ésta no depende de nada ni nadie, sino de nosotros mismos.  Debemos conocernos, entender  quiénes somos y lo que estamos haciendo aquí. A veces los grandes problemas tienen las soluciones más simples, todos podemos lograr esa paz interior, sólo que, en muchas ocasiones, la agitación mental no nos permite ver más allá de las experiencias, pensamientos y emociones que tenemos en cada momento.

¿Cómo podemos alcanzarla?

Conocerse a sí mismo y encontrar el balance interior requiere de objetivos básicos y esenciales, por lo que te compartiremos 4 claves esenciales para disfrutar en plenitud tu bienestar mental:

  1. Practica la autoconsciencia y la autoobservación

Obsérvate a tí mismo a lo largo del día. No se trata de “mirarte” literalmente, sino de tomar consciencia de aquello que estás experimentando en cada momento: los pensamientos que vienen a tu mente, las emociones que estas experimentando, etc. Así estarás entrenando a la llamada “consciencia testigo”: la parte de ti que observa, sin juzgar.

2. Practica el desapego

Practicar el desapego no significa tener que renunciar a ningún propósito u objetivo. Sino que es la única forma de disfrutar de la verdadera libertad. Sólo desde el desapego puedes actuar libremente para conseguir aquello que deseas. Una vez que has hecho todo lo que estaba en tu mano, suelta y deja ir aquello hacia lo que sentías apego, ya sea un anhelo del pasado, o un deseo sobre el futuro. Suelta y confía. Lo que tenga que ser, será.

3. Gestiona tus emociones

Para poder gestionar las emociones correctamente, es preciso aprender a observarlas e identificarlas. Gestionar tus emociones te ayudará a tener una mejor experiencia de vida y encontrar la calma interior. Tus emociones, correctamente gestionadas, pueden convertirse en tus mejores aliadas para avanzar; pueden actuar de alarma para avisarte de que te estás desviando del camino de la felicidad y la paz interior que buscas.

4. Vive el presente

Uno de los grandes errores que cometemos a lo largo de nuestra vida es condicionar nuestra felicidad y nuestra paz interior a objetivos del futuro, o anclarnos a recuerdos del pasado. Sin embargo, la verdadera felicidad reside en el ahora, en el presente, que es lo único que verdaderamente existe, y donde suceden todas las oportunidades reales de nuestras vidas.

La paz interior y la felicidad van de la mano: si tienes calma interior y armonía en tu vida, de manera natural disfrutarás de una vida repleta de felicidad y paz interior. Cuida tu salud mental ya que es tan importante como la salud física.

#PazInterior #HencoTips #BalanceDeVida

¿Cómo alcanzar el equilibrio vida-trabajo?

El entorno laboral se vuelve cada día más competitivo y exigente, lograr equilibrar la vida personal y las responsabilidades laborales es un desafío para la gran mayoría de trabajadores. Las empresas han aumentado su enfoque en la calidad de sus productos y servicios, incrementando también las expectativas y responsabilidades de sus colaboradores. Como resultado, ahora no es nada extraño ver personas que trabajan demasiado y para quienes su vida personal se basa solo en lo laboral.

Alcanzar el equilibrio laboral y personal no solo beneficia a los empleados que pueden ver reducidos sus niveles de estrés, sino que además beneficia a aquellos empleadores que garantizan equilibrio personal y profesional en sus centros de trabajo, obteniendo a cambio trabajadores más leales, más productivos y con menor ausentismo.

A continuación, te sugerimos realizar estos 5 pasos para lograr ese balance vida-trabajo:

1. Toma control de tu propio bienestar

 “Tenemos que dejar de mirar para otro lado; depende de nosotros como individuos tomar el control y la responsabilidad del tipo de vida que queremos llevar.” Todos tenemos distintas nociones de que está bien y mal en nuestras vidas.

Un error muy común que tienen las personas es pensar que la jubilación es la libertad y no es así, es esencial el buscar el balance en el presente ya que en el futuro tus fuerzas y energía serán muy distintas a la que tienes hoy.

2. Crea una lista de actividades de tu día  

Para poder empezar a tener esa armonía entre tu vida laboral y tu vida profesional es necesario que hagas una comparación. Crea una lista de tu día ideal e incluye actividades detalladas como: salir a caminar, tiempos de trabajo y de descanso, actividades sociales, familiares y físicas, etc. Tu lista debe responder a la pregunta ¿Qué necesita mi vida para que en 24 horas pueda estar satisfecho conmigo mismo?

Una gran forma para conseguir equilibrio laboral y personal es priorizar tus actividades y distinguir entre las necesarias y las prescindibles. Así podrás identificar cuáles son las tareas verdaderamente importantes y a cuáles no deberás dedicarles más que unos minutos de tu tiempo.

3. Empieza con pequeñas acciones

Los nuevos hábitos parecen pequeños cuando estamos iniciándolos, para lograr el equilibrio entre trabajo y vida personal solo hace falta dividir nuestra meta en pequeñas tareas que podamos cumplir todos los días.

4. Ejercicio y meditación

Diariamente encontramos tiempo para las cosas importantes de nuestra vida como comer, asearnos, trabajar, etc. Pero nos olvidamos de ejercitarnos y meditar, aunque sea 30 minutos al día, puedes tomar ese pequeño tiempo en tus mañanas o en las noches, el objetivo es que comiencen a trabajar tu sistema nervioso y actives tu cuerpo mientras liberas todo el estrés acumulado.

5. No existe el equilibrio laboral y personal perfecto

El trabajo y el tiempo libre pueden variar de una semana a otra, incluso de un día a otro, por eso es importante identificar los tiempos a los que puedas adaptarte para conseguir tus metas.

Debemos recordar que, aunque no siempre podremos tener un perfecto equilibrio entre lo personal y profesional, al final del día tenemos nuestra propia vida allá afuera esperando por vivirla.

Para Henco lo más importante radica en nuestro capital humano, es realmente importante reconocer que los pequeños cambios marcarán tu modo de vivir y tu salud como individuo. ¡Cuídate! ¡Henco somos todos!

¿Cómo aumentar tu productividad al máximo?

La vida diaria impone presiones y ritmos de trabajo que detonan el estrés de nuestros colaboradores, contar con buenos hábitos y saber ordenar los procesos rutinarios son parte importante que contribuyen al bienestar y la estabilidad aligerando la carga de trabajo.

Algunos cambios simples pueden ayudarte a mejorar tus labores, te compartimos 6 tips que te ayudarán a sobrellevar mejor la carga de trabajo:

Checklist para el día siguiente: Organiza con notas o recordatorios lo que no puedes posponer o dejar pasar mañana, calcula los tiempos aproximados que te tomará realizar cada actividad y prioriza las tareas. Debes resaltar los logros del día e incluir lo que te falto o lo que pudo salir mejor. Dale orden hoy a lo que puedes hacer mañana.

Aprende a destacar y prioriza: Debes de clasificar tus actividades y descartar lo que no es importante en el momento. Aprende a decir “no” y administra tu tiempo, de esta manera autoimpones, cumpliendo tus plazos en la entrega de algún proyecto o actividad importante.

Enfócate y desconéctate: Debes encontrar tu ritmo de trabajo, controlarlo y regularlo, así sea de trabajo o de relajarse es lo mismo. La cuestión es que encuentres un balance y la oportunidad de saber distinguir donde termina uno y comienza el otro. Las rutinas se pueden volver divertidas o menos complicadas si le pones entusiasmo.

Descansos y entrenamientos: Todos necesitamos un break para recuperarnos y volvernos a enfocar en el trabajo pero esto no quiere decir que dejemos de trabajar, si no que puedes romper la escena para checar tus cosas personales, relajarte, intercambiar ideas, cambiar el enfoque de la actividad, ajustar postura entre muchas otras, el propósito es recargar tus baterías para continuar con más energía.

Organiza tus juntas de trabajo: No hagas una reunión sin un plan, preparación, agenda y propósitos claros esto te ayudará a definir más rápido los temas a tratar más urgentes y darles resolución a la brevedad.

Cuida tus percepciones ambientales: Selecciona el tipo de música adecuada, cuida el orden de tu oficina, automóvil, ajusta tus tiempos de traslados, etc. Parece algo sin importancia pero no lo es, todos los estímulos que recibes detonan o afectan tus niveles de estrés. Nuestros sentidos son canales de contacto con el medio ambiente, lo que vemos, oímos, sentimos, olemos y tocamos nos estimula de manera positiva o negativa.


Es necesario que sepas controlar lo que percibes y no dejar que aspectos de la rutina cotidiana te invadan y afecten al grado que se conviertan en un obstáculo para tu rendimiento.

Aprende a cambiar la página, comenzar de nuevo y abrirte a nuevas ideas. En este presente la vida requiere de más tolerancia, equilibrio, flexibilidad y llevársela con calma. Ve a dormir en paz, cierra el ciclo; y comienza de nuevo.

Felicidad laboral = Productividad

En la actualidad, muchas personas buscan tener su trabajo al día y ser eficientes en términos de productividad, pero si lo que deseamos es tener una productividad óptima debemos además, aportar un toque de felicidad en las tareas que desarrollamos.

Cuando nos enfocamos en un trabajo que nos gusta creamos satisfacción y alegría, esto nos permite realizar las tareas asignadas con mayor productividad acelerando el proceso y logrando mejores resultados.

A continuación, te compartimos 8 razones por las que trabajar con felicidad eleva la productividad:

  1. Te mantiene motivado y optimista: La motivación es el motor de la productividad, cuando una persona es feliz, conoce su potencial y sabe manejarlo, podrá sacar adelante cualquier dificultad que se le presente, aunque esto implique tomar decisiones bajo presión.
  2. Desarrollas tu talento y das mucho más de ti mismo: Una vez que te sientas cómodo con tu alrededor notarás que el talento natural va a fluir de manera continua lo que deriva en mayor eficiencia y por ende en mayor productividad.
  3. Adaptación al equipo de trabajo: La felicidad mejora la relación que entablamos con los demás por lo que aplica también en el entorno laboral. La felicidad que demos contagia al resto del equipo y se siente mejor trabajar con ellos.
  4. Explotas tu creatividad: La buena vibra y el buen humor abre la mente y esto ayuda a que surjan buenas ideas.
  5. Adaptación a los cambios: Si te encuentras en un estado positivo entenderás mejor los cambios y te resistirás menos a su imposición, esto quiere decir que tu felicidad te permite adaptarte de manera rápida haciendo que tus funciones sean menos radicales al cambiar.
  6. Menos propenso a equivocarse: Cuando realizas una actividad feliz piensas menos en los errores, esto ayuda a no cometerlos. Disfrutas el proceso!
  7. Resuelve problemas, no los crea: La mayoría de los problemas son solucionables en primera instancia, debido a la frustración del momento comienza a dificultarse y no salen a flote los razonamientos necesarios para acabar con el problema, pero cuando se es feliz en el trabajo la habilidad para resolver un problema sale a flote junto con la creatividad y creas un abanico de nuevas soluciones.
  8. Un trabajador feliz es un trabajador saludable: Los accidentes laborales, las enfermedades y las indisposiciones suelen estar a la orden del día eso sin contar el estrés laboral, por lo que es de suma importancia que el trabajador se encuentre feliz en su ambiente de trabajo para estar plenamente enfocado en sus actividades.

Está claro que existe una conexión entre la felicidad en el trabajo y la productividad, una vez que tengamos las dos y los fusionemos en la misma cantidad tendremos la fórmula perfecta para ser más productivos en nuestro entorno laboral.


En Henco nos gusta trabajar con integridad, pasión y entusiasmo, creando personas de alto desempeño sin olvidar nuestra esencia personal, pero sobre todo creando gente feliz que mantenga una visión compartida con objetivos claros y pasión por lo que hace. Tenemos una cultura organizacional distinguida por Great Place To Work 🙂 ¡Porque juntos no tenemos límites!

¿Qué es la resiliencia?

En ocasiones la vida nos plantea situaciones que superan nuestras capacidades: una enfermedad, una ruptura dolorosa, la muerte de un ser querido, el fracaso de un sueño anhelado, problemas económicos, entre otras.

Estas circunstancias nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar. Aquí tenemos dos opciones: dejarnos vencer o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?

Resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite, sobreponerse a ellas e incluso salir fortalecidos. Implica reestructurarnos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De forma que, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial. Se trata de una manera diferente y más optimista de ver el mundo, conscientes de que después de la tormenta llega la calma.

¿Cómo podemos ser más resilientes?

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter”. La resiliencia es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida.

Hay personas que son resilientes porque han tenido en sus padres o en alguien cercano un modelo de resiliencia a seguir, mientras que otras han encontrado el camino por sí solas, desarrollando las habilidades necesarias para enfrentarse a los diferentes retos de la vida. Esto nos indica que todos podemos ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias.

RECOMENDACIONES

A continuación, te compartimos algunas recomendaciones sobre cómo centrarte en potenciar tu propia resiliencia y por tanto aumentar tu capacidad de sobreponerte a las circunstancias difíciles.

1. Cree de manera positiva en tus habilidades. La autoestima juega un papel muy importante en afrontar el estrés y recuperarse de acontecimientos difíciles. Recuérdate habitualmente sobre cuáles son tus fortalezas y logros.

2. Encuentra un sentido y propósito a tu vidaEn ocasiones el hecho de enfrentarnos a una tragedia o mal momento nos motiva a buscar y a encontrar un sentido a nuestra existencia, lo que puede tener un papel muy importante en nuestra recuperación. Esto puede incluir el involucrarse más en nuestra comunidad, cultivar nuestra espiritualidad o participar en actividades que sean significativas para uno mismo.

3. Desarrolla una amplia y sólida red socialEl tener personas capaces de dar afecto y soporte alrededor de uno, actúa como un factor de protección en tiempos de crisis. Es importante el tener personas en las que uno pueda confiar, el compartir nuestros sentimientos, obtener ayuda, recibir feedback positivo y juntos encontrar posibles soluciones, es de mucho valor.

4. Di sí al cambioSer flexible es un parte muy importante de la resiliencia. Aprendiendo como ser más adaptables, estaremos mejor equipados a la hora de responder a una crisis vital. La gente resiliente frecuentemente utiliza estos acontecimientos como oportunidades de moverse en direcciones diferentes.

5. Cultiva de manera activa tu optimismoPermanecer optimista durante periodos complicados puede ser difícil, pero mantener un punto de vista esperanzado es una parte sobresaliente de la resiliencia. Pensar positivo nos motiva a comprender que los obstáculos son transitorios y que uno posee las habilidades para enfrentarse a ellos (aunque no los tengamos, los podemos desarrollar).

6. Cuídate, nútrete, acompáñateCuando estamos estresados es fácil que no nos cuidemos tanto y dejemos de lado nuestras propias necesidades, haciendo menos ejercicio y no durmiendo lo necesario. Organízate y saca tiempo para hacer actividades que te gusten. Cuidando de tus propias necesidades, puedes darte un empujón para mejorar tu salud en general y tu resiliencia en particular y así afrontar con garantías tus retos vitales.

7. Desarrolla tus habilidades de solución de problemasAquellos que pueden sacar diferentes soluciones a un problema serán capaces de afrontarlo mejor que aquellos que no. Cuando te enfrentes a un nuevo reto, haz un listado de algunas de las soluciones potenciales al mismo, experimenta con diferentes estrategias y céntrate en desarrollar una vía para aquellos problemas más comunes.

8. Proponte metasCuando te encuentres a ti mismo abrumado por una situación determinada, céntrate en afrontar cada cosa a su momento, de lo más urgente a lo más importante. Haz una lluvia de ideas de las posibles alternativas, y diseña los pasos a seguir para conseguir estas metas.

9. Da pasos para solucionar el problemaEl hecho de esperar a que pase la dificultad suele prolongar las crisis. En vez de eso, comienza a trabajar en resolver ese asunto de manera inmediata. Puede ser que no haya una solución fácil pero siempre hay alternativas posibles para hacerlo más llevadero.


La resiliencia puede llevar un tiempo para ser construida, por lo que no te desmotives si sigues teniendo situaciones que te causan problemas. En realidad, la resiliencia no es algo extraordinario que solo pocas personas poseen, puede ser aprendida por casi todos, así que sigue trabajando en construirla y poco a poco notarás la diferencia.

¿Qué son las pausas activas?

Las pausas activas nos ayudan a realizar breves descansos durante nuestra jornada laboral además sirven para recuperar energía, mejorar el desempeño y la eficiencia en el trabajo, podemos realizarlas a través de técnicas o ejercicios que ayudan a reducir la fatiga laboral y prevenir el estrés.

También ayudan a fortalecer nuestro cuerpo adquiriendo beneficios a nivel cardiovascular y respiratorio.

Para realizar una pausa activa no necesitamos mas de 15 minutos e incluso puede realizarse en un espacio pequeño ya que los movimientos pueden hacerse en un mismo lugar.

¿Qué ejercicio podemos realizar?

  1. Subir y bajar escaleras
  2. Poner música y bailar
  3. Practicar activación de la respiración, solo/a o en grupos, así como masajes en el cuello y hombros
  4. Realizar ejercicios de coordinación y estiramiento
  5. Salir a caminar a un parque o por los corredores de la oficina.

Lectura recomendada: Estiramientos para principiantes

¿Qué beneficios brindan las pausas activas?

  • Disminuye el estrés
  • Favorece el cambio de posturas y rutina
  • Libera estrés articular y muscular
  • Estimula y favorece la circulación
  • Mejora la postura
  • Favorece la autoestima y capacidad de concentración
  • Motiva y mejora las relaciones interpersonales, promueve la integración social
  • Disminuye riesgo de enfermedad profesional
  • Mejora el desempeño laboral

Las pausas activas deben estar enfocadas en incluir ejercicios de fuerza y de condición cardiovascular para aumentar la intensidad física y disminuir la laboral.

Es recomendable que estas pausas activas se realicen mínimo 2 veces al día, la primera en la mañana a manera de calentamiento y la segunda a mitad o al final de la jornada para que los músculos puedan relajarse y estirarse.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de realizar pausas activas?

1. La respiración debe ser profunda, lenta y rítmica.

2. Relájate mientras pongas en práctica los ejercicios

3. Concéntrate en sentir el trabajo que realices en los músculos

4. No debe existir dolor

5. Elige el ejercicio adecuado en la zona donde sientas acumulado más cansancio.

6. Realiza los ejercicios suavemente con respiración adecuada.

Disminuir los niveles de estrés ayuda a mejorar la concentración y reducir los riesgos de enfermedades, con las pausas activas se libera estrés articular y muscular generando un mejor desempeño laboral además mejorar la calidad de vida.


Estamos acostumbrados a pasar muchas horas trabajando, sentados delante de una computadora sin apenas tener tiempo para realizar ejercicio durante la semana, por eso para que la falta de tiempo no sea una excusa comienza a practicar pausas activas durante el trabajo y cuéntanos como te fue 😉 #HencoSomosTodos