¿Te sientes exhausto constantemente?… puede ser agotamiento emocional.

¿Sientes que tienes muchas cosas que hacer y al final solo logras hacer la mitad? ¿Sólo quieres estar sentado/a en el sofá o piensas que no puedes con el día que te toca vivir? ¿No tienes fuerza para conseguir lo que te propones?

Muchas veces el sobrecargarse de actividades y cosas por hacer nos genera un agotamiento emocional, pero ¿Cómo llega a suceder esto? El agotamiento extremo va relacionado con sensaciones de estrés y ansiedad, sentimientos de angustia o incluso depresión. Todos podemos sentir este cansancio emocional extremo de vez en cuando, aunque algunas personas tienen tendencia a experimentarla más a menudo.

¿Qué es el agotamiento emocional y como se presenta?

El agotamiento emocional es un estado al que se llega por sobrecarga de esfuerzo en los pensamientos, es una enfermedad que provoca un deterioro en la salud física, mental y emocional ya sea por asumir conflictos y responsabilidades que nos generan compromisos de tipo emocional.

Aunque el agotamiento emocional se experimenta como cansancio mental, suele acompañarse de fatiga física, sensación de pesadez y la imposibilidad de seguir adelante con las acciones del día a día.

¿Cuáles son las causas?

Por lo general, se origina porque hay un desbalance entre lo que damos y lo que recibimos. Las personas que padecen esta condición sienten que entregan todo de sí mismos ya sea en el trabajo, hogar, con su pareja, etc. y que no es recíproco.

Esto ocurre en un contexto donde hay gran exigencia que a su vez aparentemente, demanda grandes sacrificios. Por ejemplo, un trabajo con un alto riesgo de despido, un hogar en el que los integrantes están llenos de problemas, una pareja conflictiva, solo por mencionar algunos.

Lo usual es que la persona agotada carezca de tiempo para sí misma y tampoco recibe el reconocimiento, afecto o consideración suficientes ya que se espera que “rinda” todo el tiempo y pueda aguantarlo todo.

¿Cómo se manifiesta el agotamiento emocional?

  1. Cansancio físico: Te sientes fatigada/o con frecuencia, desde que comienza tu día experimentas una sensación de obligación para realizar todas tus actividades.
  2. Insomnio: Los problemas abruman tus pensamientos y esto hace que sea difícil conciliar el sueño.
  3. Irritabilidad: Hay molestia y perdida del autocontrol con frecuencia, te sientes agotado/a, te ves de mal humor y eres muy sensible a cualquier crítica o gesto de desaprobación.
  4. Falta de motivación: Las acciones cotidianas comienzan a realizarse mecánicamente, como si estuvieras obligada/o a hacer lo que haces todo el tiempo, no sientes entusiasmo ni interés por tus actividades.
  5. Distanciamiento afectivo: Las emociones comienzan a ser cada vez más planas y dejas tus sentimientos de lado.
  6. Olvidos frecuentes: La saturación de información comienza a dar lugar a la pérdida de memoria y empiezas a olvidar las pequeñas cosas con facilidad.
  7. Dificultad para pensar: Te sientes confundido/a frecuentemente y cada actividad que realizas te toma más tiempo que antes.

       ¿Te sentiste identificado con 3 o más síntomas?, es momento de pedir ayuda!.

¿Qué hacer cuando se tienen estos síntomas?

Lo principal es prevenirlo conociendo o solicitando información del tema, es común llegar a pensar que es algo normal y con el paso del tiempo disminuirá, pero no siempre es así, más tarde se pueden presentar conflictos o una enfermedad crónica.

Lo ideal es tomar conciencia y realizar las siguientes acciones que pueden ayudar al problema:

  • Tratar de dormir por lo menos entre 7 y 8 horas diarias
  • Salir a caminar diario
  • Empezar a despertarse temprano
  • Tratar de hacer nuevas amistades
  • Hacer cosas nuevas o buscar un pasatiempo
  • Empezar a hacer cosas que siempre se han querido hacer
  • Practica la meditación o técnicas de relajación, te ayudara a transformar tus emociones y pensamientos negativos, permitiendo enfocar tu energía hacia el presente.
  • Identifica tus límites y responsabilidades ante una situación, adjudicarse cargas emocionales de más solo genera estrés y ansiedad.

El descanso es muy importante, hay que encontrar tiempo libre para relajarse y estar tranquilos. Además, se puede trabajar en construir una actitud diferente frente a las obligaciones diarias, cada actividad debe incluir tiempos dedicados al compromiso, pero también tiempos para descansar y realizar otras actividades

Es importante sensibilizarnos frente a nosotros mismos, no hay nada mejor que dedicar un rato del día a estar a solos, poder respirar y reconectarnos con lo que somos y lo que deseamos. Debemos de trabajar en desarrollar una actitud de compresión y bondad con nosotros mismos y lo más importante, reconocer cuando necesitamos ayuda.

Además de realizar estas acciones es importante que tengas presente que puedes acudir con un profesional y solicitar apoyo con terapia, lo más importante es que te sientas seguro/a de brindarte la atención necesaria y especializada para tratar esta condición.

Recuerda que lo más importante es estar y sentirnos bien con nosotros mismos, la perfección no puede ser alcanzada pero una buena salud mental si, esperamos este blog y la información proporcionada te haya sido útil. Recuerda que un cuerpo sano es el producto de una mente sana. 😉

#HencoBlog #AgotamientoEmocional #CansancioMental

¿Cómo aprender a ser más paciente?

Durante el tiempo de trabajo llegan momentos en que ocurren situaciones que ponen a prueba nuestra paciencia y en muchas ocasiones esas situaciones están fuera de nuestro control, por ejemplo: la computadora se tarda más de lo normal en ejecutar una acción, la conexión a internet esta lenta, no encuentras los archivos que necesitas con urgencia, solo por nombrar algunas; éstas forman una larga lista de imprevistos que desafían nuestra mente todos los días.

La manera en que reaccionamos ante estas situaciones será vista por todas las personas cercanas, ya sea familia, amigos o compañeros de trabajo, la forma en la que actuamos marca una diferencia en nuestro alrededor.

Desarrollar la paciencia se trata de trabajar un hábito de tolerancia. Es una actitud que nos lleva a soportar contratiempos y dificultades para conseguir el bien, desarrollando virtudes para no afectar a otros.

Si estas acostumbrado a estresarte por cosas que no pueden cambiar, tómate un respiro profundo y piensa en qué puedes mejorar que esté a tu alcance. La clave está en saber controlar tus emociones, en el trabajo hay situaciones que son inevitables, debemos de aclarar los conflictos con paciencia y buena voluntad para llegar a la solución.

Pasos para trabajar la paciencia

La paciencia es algo que se desarrolla, es un estado mental que puede variar según la situación, las personas y el tipo de conflicto que enfrentemos.

Normalmente, queremos que todo ocurra en la inmediatez, pero perdemos de vista que resolver las dificultades cotidianas de manera desesperada sólo brinda soluciones superficiales, te compartimos a continuación 5 pasos que te ayudaran a trabajar tu paciencia:

  1. Detectar que es lo que te hace perder la paciencia:

Autoanalízate y determina cuáles son aquellas cosas o situaciones que te generan esta sensación. Al conocer sus causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas, combatirlas y, eventualmente, eliminarlas.

  • Reconoce que no tienes el control de todo:

Comprende que hay cosas que no puedes controlar y que ampararte en la queja constante o en el enojo por cuestiones que no están en tus manos no soluciona nada.

  • Disfruta del momento:

Date gustos como comprar o hacer tu comida preferida, escuchar música de tu agrado, mirar una película, disfrutar las pláticas con tus  amigos o simplemente tomarte un café. Concentra toda tu atención en el tiempo presente.

  •  Busca alternativas para descargar tu ansiedad:

Es importante que tu cuerpo y mente no acumulen ansiedad y estrés. Realiza algún tipo de ejercicio físico para generar bienestar corporal y prueba técnicas de respiración para liberar tensiones.

  • Ve el lado bueno de la impaciencia:

La impaciencia no tiene por qué ser exclusivamente negativa. La inquietud puede ser el impulso inicial que despierte un proceso creativo. Cada vez que te impaciente algo, deja volar tu imaginación a rincones inesperados.

¿Cuáles son los beneficios de la paciencia?

  1. Mejor visión y claridad a largo plazo:

Cuando la impaciencia te agobia solo tratamos de enfocarnos en resultados inmediatos y de corto plazo. Pensar y actuar con calma nos permite enfocarnos en objetivos más grandes, de mayor trascendencia y construir estrategias enfocadas.

  • Se desarrollan actitudes positivas:

Al sentirnos estresados el mal humor aparece, así como predisponernos a ver solo el lado negativo de las situaciones, por ejemplo, culpar a los demás. El actuar con paciencia nos da la oportunidad de visualizar y asumir actitudes positivas.

  • Mejora las relaciones personales:

Cada persona tiene sus ideas, puntos de vista y no necesariamente coinciden con los demás. Tener paciencia en el área laboral y personal, es también escuchar y comprender lo que los demás expresan y su postura.

La paciencia más la empatía ayudará a comprender más a las personas.

  • Mejora la comunicación:

Ser paciente ayuda a tranquilizarse y pensar mejor lo que se desea expresar, una gran virtud en la comunicación es saber escuchar a los demás sin interrumpir.

  • Reducir el estrés: Ser paciente, no necesariamente reduce el nivel de estrés a cero, pero ayudará a mitigar los efectos y el malestar. Un beneficio muy importante es el efecto que produce tener paciencia sobre todo en situaciones difíciles, así podremos inspirar con el ejemplo a actuar de esta forma.

Para Henco lo más importante es cuidar el bienestar mental y físico de nuestros colaboradores, por eso consideramos de suma importancia compartir temas de interés que nos conciernen a todos, tómate un momento para poner en práctica estos pasos y platícanos si te fueron de utilidad.

#HencoSomosTodos #SerPaciente #HencoBlog

¿Por qué es importante asegurar tu mercancía?

¿Qué es un seguro de transporte de carga?

Es un servicio de protección financiera, que asegura bienes durante su transportación contra daños o perdidas que sufran a consecuencia de accidentes o imprevistos

Durante el traslado de mercancía de un país a otro por vía marítima, terrestre o aérea pueden ocurrir accidentes o incluso tragedias en la carga que pueden ser perjudiciales para tu negocio.

Hay riesgos que no vale la pena correr, uno de ellos es permitir que tu mercancía viaje sin ningún contrato de seguro, asegurarla genera una buena práctica para tu negocio ya que te mantendrá tranquilo desde el inicio y evitarás posibles pérdidas económicas.

La mercancía pasa por todo un proceso: Identificación de la carga, embalaje, desplazamiento, descarga, almacenamiento y entrega, el riesgo comienza desde el instante en que inicia el proceso de embalaje.

Cada tipo de transporte tiene sus propios riesgos, la póliza de seguro puede manejarse desde cobertura básica, que cubre bienes en tránsito terrestre, marítimo o aéreo o bien una más completa que cubre una variedad de accidentes específicos, daños durante la carga, robo y negligencia.  

¿Cómo se clasifica la cobertura de los seguros?  

Cobertura Básica:

  • Riesgos ordinarios de Transporte (ROT): incendio, explosión, volcadura, varadura, colisión y hundimiento.
  • Daños / pérdidas por bulto durante la carga y descarga
  • Avería Gruesa

Cobertura Amplia:

  • ROT
  • Daños / perdidas por bulto durante la carga y descarga
  • Avería Gruesa
  • Daños causados por el embalaje inadecuado
  • Daño / perdida total durante la carga y descarga
  • Terremoto, erupciones volcánicas
  • Mojadura
  • Derrame

Asegurar la mercancía desde el inicio del proceso es importante, ya que cualquier inconveniente que surja en cuanto a retrasos, daños o pérdidas, la empresa tendrá la tranquilidad de recibir una indemnización de acuerdo con lo estipulado en la póliza de seguros.

¿Qué tipos de pólizas de seguro de mercancías hay en el transporte internacional?

Las pólizas de seguro de mercancías en el transporte internacional se ocupan del traslado de la carga y se pueden contratar según las necesidades de cada cliente, por ejemplo: 

Pólizas Abiertas

Dan cobertura a aquellas mercancías que son enviadas a un único cliente en más de un trayecto desde el origen al destino. Contempla escalas, transbordos, almacenamientos y paralizaciones del medio de transporte.

Pólizas por Viaje o Especiales

Son aquellas que ciñen su cobertura únicamente a un solo viaje de la mercancía que se envía a un único cliente. La garantía termina cuando la carga llega al destino. Contempla también escalas, transbordos, almacenamientos y paralizaciones del medio de transporte.

Pólizas flotantes

Este tipo de seguros proporcionan cobertura del transporte de diferentes tipos de mercancías dirigidas a varios destinatarios y que conllevan diversos viajes en un periodo determinado.

Póliza forfait

Este seguro de mercancías, mediante una prima fija, proporciona cobertura a la carga hasta un límite máximo de valor para todos los transportes de mercancías. Tendrá vigencia durante el periodo de tiempo acordado sin depender del número de viajes.

¿Cómo puedo contratar un seguro de exportación o importación?

Si aún no tienes clara tu logística o los riesgos en tu carga, en Henco contamos con personal capacitado para atender todas tus dudas, contáctanos y con gusto te apoyaremos, para nosotros lo más importante es proteger tu mercancía y tus intereses, confianza y seguridad nos respaldan.

*Las coberturas varían entre cada compañía de seguros, dependiendo de la naturaleza del producto, y del riesgo en la ruta de transporte, la compañía de seguros analiza el tipo de cobertura a otorgar*

#SegurodeMercancía #HencoServicios #HencoLimitless