Dos virtudes esenciales para el éxito

Cuando se habla de virtudes para el éxito, existen pocas personas que no sitúen a la paciencia y perseverancia entre las mejores de la lista. Pero ¿conocemos realmente qué son?

La paciencia unida a la perseverancia intervienen en casi toda la vida de los seres humanos, por ejemplo en actividades tan familiares como: estudiar una carrera profesional, buscar una relación sentimental que valga la pena, establecer una empresa que crezca y se posicione en el mercado, desarrollar una habilidad especial, aprender una segunda o tercera lengua, educar a los hijos, bajar de peso, dejar un vicio, establecer una rutina física regular, reemplazar los hábitos negativos que se tienen por otros positivos para mejorar y crecer, etc. Todas estas acciones necesitan de estas dos virtudes juntas.

¿Qué es la paciencia?

La paciencia puede entenderse como la capacidad de aceptar retrasos o problemas con calma y sugiere tolerancia o resistencia a situaciones difíciles. La mayoría cree que quienes son pacientes obtienen los mejores beneficios.

La paciencia es una de las virtudes fundamentales para lograr cualquier conquista en este mundo y cuando va unida con la perseverancia se logran grandes hazañas. Pero la paciencia también es una de las virtudes más difíciles de obtener y cultivar.

¿Qué es la perseverancia?

La perseverancia se refiere a continuar a pesar de las dificultades y la falta de éxito. Esto quiere decir que incluso frente a los repetidos fracasos, la persona todavía continúa en su curso de acción. Un individuo perseverante está decidido a lograr sus objetivos a pesar de todas las dificultades que encuentra en su camino hacia el éxito.

Necesariamente cuando la vida se dificulta hay que aplicar paciencia y perseverancia, no hay otra forma de hacerlo y esperar milagros sin hacer nada al respecto.

Estas dos virtudes unidas también involucran la experimentación, es decir cambiar los métodos, las estrategias o los planes para llegar a una meta específica cuando se requiera. La paciencia unida a la perseverancia no implica seguir haciendo lo mismo que no funciona para llegar a donde se quiere, eso es terquedad. Y en este aspecto caen bastantes personas que se niegan a hacer algo diferente para solucionar un problema que no es posible remediar con los conocimientos o actividades actuales.

¿Cuáles son las claves para trabajar la paciencia y la perseverancia?

  1. Asegúrate de que amas lo que haces: Sin amor es muy difícil buscar motivos para continuar. Ten claro que estás en tu dharma no que solo es lo que crees que tienes que hacer.
  • Márcate pautas que sean cómodas y realizables para ti: Proponte metas y cumple con ellas, pero se vale tomar un descanso y ser consiciente de ello.  
  • Haz una actividad lo más agradable posible: Encuentra una actividad que te haga sentir cómodo y relajado, crea un ambiente que te motive a regresar cada semana.
  • Celebra cada paso como un gran éxito, porque lo es:  Date cuenta de que estás sembrando y puede germinar un mundo lleno de posibilidades y esperanzas para todos, ponle corazón y pasión. Imagina a lo grande.
  • Automotívate: Automotivarnos es imprescindible, no esperes que nadie lo haga por ti. Debes dominar tu diálogo interno, ese que te dice “Hoy no vayas a correr, quédate en casa viendo una serie”. Si te has marcado unas pautas ¡cúmplelas! y hazlo sabiendo cómo darte ánimos para ello. Marca tu propio liderazgo.
  • Nunca te alejes del objetivo que te movió a iniciar tu idea o proyecto:  En el camino nos podemos olvidar cual fue la principal razón que nos motivó a iniciar un compromiso, no importa que tan grande o pequeña sea tu meta, recuerda que si lo comenzaste fue por algo.

Ahora que ya sabes que estas dos grandes virtudes van de la mano, ¿Consideras que las tienes en tu vida?… si las tienes, verás que un día todo se desbordará a tu favor y descubrirás todo el trabajo que te ha llevado conseguirlo, es decir será el mayor de los aprendizajes y todo gracias a proponerte una meta.

Y entonces pasarás a ser siempre la persona que está en el momento adecuado, con las personas adecuadas y en las circunstancias adecuadas, y sabrás que nada tiene que ver con la suerte porque la suerte te la creas o la siembras con paciencia y perseverancia.

¿Cómo tomar decisiones difíciles pero necesarias?

Cuando te encuentras en situaciones difíciles, estas en un trabajo, una relación o sumergido en un hábito que no te hace bien, que te estanca o incluso te hace daño, en muchas ocasiones puedes estar conscientes de que tu lugar no es ahí y que lo mejor sería alejarte y dejar aquello que no es para ti por mucho que te gustaría que fuera, aún así te cuesta tomar decisiones para mejorar tu situación.

Aceptar que las cosas no siempre son como te gustaría y que la decepción también forma parte de la vida no es algo fácil, pero si necesario. Tus expectativas son solo eso: tuyas, y están en tu mente, no en la vida real. Para ello es importante centrarte en hechos y tomar consciencia de cuál es la situación real actual. Si haciendo eso te reafirmas que ese no es tu lugar y quieres salir de ahí, puedes seguir los siguientes pasos para tomar esa decisión que aun no logras llevar a cabo:

  1. Sé firme en la decisión

Una de las decisiones más difíciles de tomar y mantener es alejarse de alguien o hago que ha estado en tu vida mucho tiempo o incluso alguien en quien has generado expectativas muy altas, para que la decisión pueda ser firme, debes tomar nota de los hechos objetivos que te hacen sentir que ya no perteneces más a ese lugar, relación o hábito.

Es natural que tu mente o tus recuerdos te hagan “suavizar” agresiones relacionales que no mereces, incluso puedes llegar a normalizar cualquier situación que no este bien porque piensas que no es posible tener algo distinto a eso.

Trabaja en un plan que te ayude a evitar recaídas y sé firme sea cual sea la decisión a tomar, quizá poner distancia física o emocional, eliminar a alguien de tus redes sociales o despedirte abiertamente, buscar otro trabajo y ponerte una nota en tu computadora para recordarte por qué mereces ese cambio.

  • Aceptar las emociones

Es completamente válido y natural que sientas enojo, tristeza o miedo, los cambios siempre implican aceptar aquello que no funciona o dejar ir algo hacia lo que sientes cierto apego emocional y abrirse a la incertidumbre de experimentar algo nuevo. Pero es normal, vive tus emociones y sigue adelante.

Si sientes que la gestión de tus emociones se complica, no te reproches. Siempre puedes pedir ayuda a amigos, familiares o a un profesional especializado, lo importante no es hacerlo en solitario sino aprender, en eso consiste la vida.

  • Canaliza tu energía

Es natural que experimentes un proceso o una etapa de duelo, es importante que te permitas sentir todas esas emociones y pensamientos al mismo tiempo que te mantienes firme en tus decisiones. En eso consiste canalizar tu energía, en dejar fluir sin que te arrastre hacia atrás, en contenerla pero permitirla al mismo tiempo para no estancarte. Por eso es tan importante procurar incorporar a tu rutina hábitos de autocuidado social y emocional, apoyarte en alguien que sabes que te quiere y te respeta, también ayuda mucho dedicar tiempo a aquello que te entretiene o te gusta como pintar, escribir, bailar, cantar, hacer algún deporte, etc.

  • No existe el “Y si…”

Al tomar decisiones o emprender nuevos retos es normal que el miedo se vuelva un poco en forma de “y si…” ¿Y si no encuentro otro trabajo? ¿Y si me quedo solo/a para siempre? ¿Y si no consigo superar mi problema?, es importante trabajar en que esos miedos no decidan por ti. Si has decidido alejarte de ese lugar, persona o hábito es porque estaras mejor así.

Ante los miedos que se presentan, pregúntate por ese escenario tan temido, es decir: Si no encuentras trabajo, ¿Qué puedes hacer? Si te quedas sola o solo, ¿Cómo podrías hacer tu vida más amena? Si no consigues superar tu problema en solitario o con un profesional, ¿Qué puedes hacer al respecto? Plantéate alternativas, ya sea a solas o con alguien en quien confíes plenamente.

La realidad por lo general no suele ser tan catastrófica como la imaginas, recuerda pedir ayuda, cambiar hábitos y patrones del pensamiento o incluso cambiar de ayuda profesional. Recuerda que tomaste una decisión porque no quedaba un “y si…” más. Y esta bien.

  • Apóyate en quienes te quieren

Pedir ayuda no es signo de debilidad, acepta tu vulnerabilidad y pide ayuda a quien te respeta y aprecia, en eso radica tu mayor fortaleza por lo tanto no temas ni te avergüences por pedir apoyo a tus seres queridos, amigos o personas que te quieren, ¿acaso no harías tú lo mismo por ellos?

Aparta los pensamientos de que serás “una carga” o que le vas a “amargar el día” porque tu no pensarías eso si te pidieran ayuda. No interpretes lo que pueden pensar otras personas, solo fluye y déjate acompañar en tu proceso de cambio. Ten presente que la carga compartida siempre pesa menos.

¿Qué hacer cuando no sabes qué decisión tomar?

  • Piensa en cómo quieres que sea tu vida dentro 24 horas, ¿cómo serías más feliz?
  • Ahora repite el mismo ejercicio pero debes visualizarte a ti mismo/a dentro de 2 meses, medio año… y así sucesivamente.
  • ¿Te ves en dos meses con el mismo trabajo, pareja o lugar para vivir? ¿Qué quieres hacer al respecto?

Recuerda que no es necesario establecer objetivos a largo plazo porque es posible que no se cumplan, con hacer este ejercicio hasta el periodo de un año es suficiente. Ahora que sabes cómo te gustaría vivir, llega el momento de armarte de valor y comunicar tu decisión a tu  entorno y a las personas involucradas, Y tú, ¿Qué tipo de camino quieres seguir? 😊

#HencoBlog #DecisionesDifíciles #DecisionesNecesarias

¿Cómo superar la cuesta de Enero?

Un nuevo año implica muchas posibilidades y la oportunidad de pensar en el futuro para establecer cuáles serán tus próximos objetivos, oficialmente ha iniciado otro año y seguramente tu cartera lo ha resentido pues ha llegado la “cuesta de enero” la cual es el resultado de los gastos extraordinarios que se realizan en las épocas decembrinas.

Para este mes de Enero se espera una de las inflaciones más altas en los últimos años, pues de acuerdo con varios expertos el sector privado pronostican que la inflación se ubique en 6.63%, es decir muy arriba del pronóstico previo de 6.28%.

Sin embargo cuando se trata de ahorrar efectivo, no todas las personas se  encuentran con la suficiente motivación al respecto o no conocen de métodos que vayan con su necesidades. Si este es tu caso, lo más seguro es que necesites un desafío, por que para lograrlo es una buena idea usar métodos de ahorro, que podrían ayudarte en el momento de querer guardar dinero y sea lo suficientemente fácil para que se convierta en un buen hábito.

Métodos de ahorro fáciles de implementar

Lo primero  que debes saber es que este tipo de sistemas de ahorro, son idóneos para ayudarte  a superar los desafíos que involucren el desarrollo del hábito, por ejemplo, el hecho de llegar con más dinero al final de las quincenas. A continuación te compartimos algunos métodos:

  1. Sin gastar: Debes elegir una semana o incluso un mes en la que no puedas comprar más allá de lo indispensable, es decir que solamente puedes comprar y pagar por los artículos o servicios que realmente son necesarios. Puedes realizar una lista de todas las cosas que no compraste y al final de la semana o mes revisar si aún las deseas y comprobar cuáles solamente son caprichos.
  • Desafío de ahorro del diez por ciento: Esta es una meta anual y se establece guardando el 10% de todos los ingresos de tu trabajo. Ese dinero debe ser colocado en ahorros o inversiones, de esta manera el dinero irá creciendo y en unos meses desarrollarás el hábito que te mantendrá ahorrando y obteniendo rendimientos.
  • Desafío de 5 y 10: Todas las monedas de esta nominación que recibas después de una compra deberás guardarlas en una caja o bote, de esta manera al finalizar el año te sorprenderás del total de dinero que ahorraste de manera simple.
  • Desafío del cambio: Consiste en poner todo el cambio que te sobra en el día en un lugar específico, sin importar que se trate de monedas o billetes, la idea principal es que los guardes para acumular lo que no gastas y después de un tiempo ver como esos cambios hacen una gran cantidad.
  • Reto de 52 semanas: Este es el método más fácil de ejecutar y el más popular, este inicia con ahorrar 10 pesos la primera semana, 20 durante la siguiente, 30 para la tercera y así sucesivamente y para la semana 52 estarás ahorrando alrededor de 520 pesos, por lo que al final del año tendrás 13 mil 780 pesos.

Además de los métodos de ahorro que realices deberás analizar algunas soluciones puntuales enfocadas en el primer periodo del año, de mediados de enero a principios de febrero. Aunque puede ser un período con dificultades, la realidad es que una buena administración te puede ayudar a dejarlo atrás rápidamente, aquí te compartimos algunos tips útiles:

Comienza a pensar a futuro: El prever gastos y sobre todo gastos sorpresa te ayudará a realizar un estimado de cuánto dinero puedes y no puedes gastar.  Crear un calendario y marcar en este los días en que tengas gastos fijos te ayudarán a tener visualizados los gastos a futuro.

Haz tu presupuesto: El crear un presupuesto será más sencillo si tienes presente los gastos que se vienen. Hacer una lista de ingresos y gastos te ayudará a tener claro cuánto dinero te queda disponible y te ayudará a comenzar a ahorrar y destinar tu capital en aspectos importantes como el pago de deudas.

Comienza pagando las deudas más altas: Al inicio de año (en la cuesta) es importante que te deshagas de todas las deudas que te cuesten más dinero. Visualiza los intereses que están generando y haz un plan de acción para minimizar el tiempo en que se cubran.

Objetivos pequeños: No trates de abarcar todos tus problemas económicos de una vez, prioriza y sé realista con el tiempo en el que puedes dejar atrás tus deudas, con el tiempo podrás ir incrementando tu lista.

Deja de lado las compras a crédito: A pesar de que esta puede parecer una forma fácil de obtener o pagar cosas rápidamente, es recomendable que no adquieras deudas nuevas hasta que no termines las que tienes en la actualidad, de esta manera evitarás perder presupuesto e invertirás de manera más responsable.

Documenta todo: Es posible que en estos meses difíciles te sientas abrumado por lo que poder ver cómo vas avanzando te ayudará a no desistir y sobre todo a tener un registro de tu progreso.

Anticiparse a la crisis te permitirá enfrentarla en las mejores condiciones, cuanto antes comiences a diseñar las acciones que deberán realizarse y cuantos más posibles escenarios plantees es más probable que logres superar esta temporada sin morir en el intento.

Hay quienes piensan que los temas financieros están reservados solo para gente de negocios, y profesionales en la materia. Sin embargo, la realidad es que todas las personas deben contar con la prevención  financiera.

Aunque la cuesta de enero es un reto, también puede ser una gran oportunidad para mejorar las finanzas personales. Recordemos que no se trata de recortar salidas, cenas, vacaciones o gustos. “El secreto es no ser impulsivos al momento de comprar y reflexionar sobre nuestras necesidades y posibilidades financieras”.

#CuestaDeEnero #MétodosDeAhorro #HencoBlog

La importancia de conocerse a uno mismo

Cuando nos preguntamos si nos conocemos a nosotros mismos, la respuesta que siempre parece más que obvia es darnos un sí, pero si profundizamos realmente en lo que es el verdadero autoconocimiento podremos observar que esa respuesta afirmativa podría cambiar, especialmente cuando respondemos a cómo somos con base en nuestra profesión o nuestro rol en la sociedad. Conocernos va más allá de eso y se relaciona de manera directa con la autoestima, con nuestra autoimagen y la valoración que creemos merecer.  

Conocerte a ti mismo te ayuda a tener una idea clara de quién eres y de lo que quieres conseguir, te impulsa para lograr tus metas a tu manera y gracias a tu propio esfuerzo, a la vez que contribuye positivamente a tu vitalidad y bienestar emocional.  

¿Te has preguntado si sabes quién eres? 

El auto concepto es el conjunto de ideas y opiniones que tienes sobre ti mismo, es la imagen que defines de ti en tu mente.  

Reflexiona: 

¿Eres feliz contigo mismo? 

¿Disfrutas de ti mismo en momentos de soledad? 

¿Eres consciente de tus fortalezas y estás orgulloso de ellas? 

¿Conoces tus flaquezas y las aceptas mientras te esfuerzas por mejorar? 

Si la mayoría de tus respuestas es , tu auto concepto es positivo. Como ves, el auto concepto implica un juicio sobre ti mismo. 

¿Cómo puedes mejorar tu auto conocimiento? 

Empieza por describirte 

Conviértete en la mejor versión de ti mismo. Realiza una lista colocando en una columna los adjetivos que crees que te definen. Sé sincero, señala los que te hacen sentir mejor e identifica los que te hacen sentir peor y al lado apunta quién quieres llegar a ser en el futuro. 

Analiza la línea de tu vida 

Esto te permitirá conocerte a ti mismo y destacar los momentos importantes de tu vida, lo que han significado para ti y te dará una visión global de cómo has ido evolucionando con las experiencias vividas. Podrás ver claramente como las identidades que forman tu auto imagen han cambiado a través del tiempo. 

Escribe tus vivencias 

Practica la escritura personal, escribe en formato diario o solamente una nota según tu estado de ánimo o si te ha sucedido algo importante, el efecto de la escritura personal es muy poderoso. Al momento de escribir nos vemos obligados a ponerle nombre a las emociones e intentar encontrar su origen. También, al leerlo después, descubrirás partes de ti que tal vez habías pasado por alto.  

Saber qué opinan los demás sobre ti 

Pídele a tus personas de confianza o personas cercanas a ti que te describan honestamente, de esta manera podrás descubrir cómo te ven los demás y qué les gusta más de ti. Descubrirás costumbres, comportamientos, manías de las que no eras consciente, etc. Reflexiona sobre ellas y, si alguna te hace sentir incomodidad o vergüenza, añádela como objetivo a pulir en la mejor versión de ti mismo.  

Entonces, ¿De qué sirve conocerse a uno mismo?  

Existen periodos vitales en los que tienes la sensación de estancamiento en la vida y esto te provoca un estado de entumecimiento, inactividad, infelicidad, etc. Esto te hace sentir que tu vida esta vacía, que no avanzas y dejas de disfrutar de las experiencias y relaciones. 

El crecimiento personal te permitirá desarrollar tus potencialidades, es decir: te hará mejorar en habilidad, capacidad y gestión emocional para que tu vida sea más plena, logres hacer realidad tus proyectos vitales y, en definitiva, te sientas vivo, activo y satisfecho con tu vida y feliz de vivirla.  

Nuestra vida y nuestras relaciones se sustentan en multitud de áreas que pueden encontrarse muy diferenciadas. Sin embargo, en todas esas áreas nos encontramos el común denominador de nosotros mismos y nuestra autoestima, basada en el conocimiento de nuestras emociones, nuestros valores o nuestras fortalezas, y saber que están ahí, cuáles son y cómo potenciarlo nos ayudará a estar mejor con nosotros mismos. 

Es evidente que para mejorar algo, en este caso a nosotros mismos, es necesario saber en qué punto nos encontramos y qué aspectos es necesario pulir, aquí es donde entra el auto conocimiento. ¡Forja un auto concepto que te haga plenamente feliz!  

#ConoceteATiMismo #Autoconocimiento #HencoBlog #Bienestar 

Autocuidado Emocional

Cuidar nuestras emociones es tan importante como hacerlo con nuestra alimentación, cuerpo y horas de sueño. Como personas integrales que somos, cada una de estas partes es tan importante como la otra.

Hace relativamente poco tiempo, en términos de psicología, se desarrolló el concepto de inteligencia emocional, ¿Qué es esto?

La inteligencia emocional surge como una respuesta a los cuestionamientos de por qué hay personas que no pueden manejar sus emociones, tienen arrebatos que afectan su desempeño, tanto laboral como personal, sin que padecieran de ningún problema neurológico.

En conjunto, la inteligencia emocional son las habilidades de cada individuo de autocontrol, entusiasmo, empatía, perseverancia y capacidad para motivarse a sí mismo. Estas habilidades varían de persona a persona, hay quienes las traen mejor integradas desde su nacimiento, y la mayoría que tienen que trabajarlas, moldearlas y desarrollarlas con el tiempo. Está demostrado con investigaciones que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, si se cuenta con los métodos adecuados.

Esta es la teoría, en la vida diaria vamos sintiendo diferentes emociones como reflejo de nuestro día a día. Hay varias que nos resultan familiares, pues ocurren de manera regular y hemos aprendido a vivir con ellas. Y otras menos conocidas, que se disparan con eventos más fuertes (muerte, divorcio, crisis) y que a veces no sabemos cómo manejar.

Ya sean sentimientos que reconocemos fácilmente o emociones profundas que aparecen sin avisar, es muy importante, en primer lugar, reconocerlos, tratar de entender de dónde vienen y expresarlos de la mejor manera posible. Esto nos ayudará a reaccionar ante las situaciones de la vida con inteligencia emocional.

¿Por dónde empiezo?

Las emociones son señales que nos da el cuerpo hacia una situación externa, si las conocemos, reconocemos y dominamos dejaremos de sentirnos perdidos o confundidos entre sentimientos, y empezaremos a ver nuestra respuesta emocional como una forma de entender lo que está sucediendo y de elevarnos por encima de las reacciones inmediatas para actuar de mejor manera ante una situación específica.

Y, sobre todo, que tengamos una vida más tranquila y plena, comprendiendo lo que está pasando dentro de nosotros, conociéndonos mejor, manejando nuestra respuesta emocional de manera consciente, y expresando a otros cómo nos sentimos, lo que también mejorará nuestras relaciones interpersonales.

Conocer nuestras emociones

Esto es una actividad continua que tiene que ver con observarnos a nosotros mismos, solo observarla, sin juzgarla como buena o mala; preguntarnos: ¿qué experiencias desencadena cada emoción? ¿Por qué me enojo cuando alguien actúa de una manera?, ¿cuál es esa experiencia en el pasado que detona esta reacción emocional?, ¿qué evento, y en especial qué personas, están asociados con cada uno?

A partir de esta observación empezaremos a conocer nuestras emociones y a diferenciarlas con el fin de ayudarnos a reconocer un evento y entender nuestra reacción. Así, cada vez que se expresa una emoción específica, nos da otra oportunidad de observarnos y responder de una manera con la que nos sintamos más cómodos.

Muy importante antes de movernos al siguiente punto es aceptarnos, puede que algunas de las cosas que observamos no nos encanten, trabajemos para irlas cambiando poco a poco, sin reproches ni autocastigo. Así somos, ni bueno ni malo, vamos desarrollando la inteligencia emocional con amor propio.

Mantener límites saludables

Una vez reconocidas y con la experiencia que vamos a ir desarrollando, podemos empezar a evitar que las emociones de los demás invadan nuestro espacio y a reconocer cuando hagamos nuestras las emociones de otros. Entonces, podremos poner un límite saludable que cada uno definamos a partir de lo que nos haga sentir cómodos. Puede ser un espacio real de distancia física o uno imaginario emocional. Una vez que lo hayamos hecho, podremos lidiar con una situación o persona de manera más efectiva, ya que conocemos y empezamos a controlar nuestra reacción.

Cultivar nuestro bienestar

En este punto volvemos a lo que hablábamos al inicio, nuestro bienestar es integral: mente, emoción y cuerpo. Deben ir de la mano, y lo mejor es que cuando uno va mejorando, los demás van en equipo como tres engranes de una maquinaria perfecta: nosotros.

Comprender quiénes somos en esencia, qué nos motiva, en qué nos diferenciamos o en qué nos parecemos a los demás, cuáles son las actitudes y creencias que nos ayudan a mantener en el camino correcto, capaz de permanecer en su camino en para lograr lo encontrar la estabilidad en la vida.

Crear un sistema de apoyo

Uno que esté integrado por personas que nos alienten y nutran. Son quienes nos conocen, nos quieren y están dispuestas a ayudarnos a ser mejores seres humanos. Pensemos en esas personas a las que siempre podemos acudir para que nos escuchen o nos den su opinión sincera y amorosa.

Ellos son quienes integran nuestro sistema de apoyo, que nos sirven como espejo cuando no alcanzamos a observarnos mejor. Para que este sistema sea más eficiente es muy importante que sepamos expresar a estas personas nuestras emociones.

Tener a la mano herramientas emocionales

Es una forma de representar las habilidades (como herramientas) que hemos adquirido a lo largo del tiempo con nuestras experiencias de vida. Son estrategias que hemos desarrollado y utilizado de manera eficaz para hacer frente a los desafíos.

Con el tiempo, nuestras habilidades personales deberían de ser suficientes para llenar una ‘caja de herramientas’ completa. Esa que hemos ido llenando a partir de los puntos anteriores: observación, conocimiento, límites, mantenimiento y apoyo.

En tiempos difíciles, las personas sentimos que necesitamos buscar ayuda, lo ideal es encontrar una buena parte dentro de nosotros, tener claro con qué contamos emocionalmente –también fuera con un sistema de apoyo– para vivir una vida más plena.

“Para Henco lo más importante es cuidar el bienestar mental de nuestros colaboradores, por eso consideramos de suma importancia compartir temas de interés que nos conciernen a todos, tómate un momento para poner en práctica estos pasos y platícanos si te fueron de utilidad”.

#AutocuidadoEmocional #HighPerformanceHappyPeople #HencoBlog