El entorno laboral se vuelve cada día más competitivo y exigente, lograr equilibrar la vida personal y las responsabilidades laborales es un desafío para la gran mayoría de trabajadores. Las empresas han aumentado su enfoque en la calidad de sus productos y servicios, incrementando también las expectativas y responsabilidades de sus colaboradores. Como resultado, ahora no es nada extraño ver personas que trabajan demasiado y para quienes su vida personal se basa solo en lo laboral.

Alcanzar el equilibrio laboral y personal no solo beneficia a los empleados que pueden ver reducidos sus niveles de estrés, sino que además beneficia a aquellos empleadores que garantizan equilibrio personal y profesional en sus centros de trabajo, obteniendo a cambio trabajadores más leales, más productivos y con menor ausentismo.

A continuación, te sugerimos realizar estos 5 pasos para lograr ese balance vida-trabajo:

1. Toma control de tu propio bienestar

 “Tenemos que dejar de mirar para otro lado; depende de nosotros como individuos tomar el control y la responsabilidad del tipo de vida que queremos llevar.” Todos tenemos distintas nociones de que está bien y mal en nuestras vidas.

Un error muy común que tienen las personas es pensar que la jubilación es la libertad y no es así, es esencial el buscar el balance en el presente ya que en el futuro tus fuerzas y energía serán muy distintas a la que tienes hoy.

2. Crea una lista de actividades de tu día  

Para poder empezar a tener esa armonía entre tu vida laboral y tu vida profesional es necesario que hagas una comparación. Crea una lista de tu día ideal e incluye actividades detalladas como: salir a caminar, tiempos de trabajo y de descanso, actividades sociales, familiares y físicas, etc. Tu lista debe responder a la pregunta ¿Qué necesita mi vida para que en 24 horas pueda estar satisfecho conmigo mismo?

Una gran forma para conseguir equilibrio laboral y personal es priorizar tus actividades y distinguir entre las necesarias y las prescindibles. Así podrás identificar cuáles son las tareas verdaderamente importantes y a cuáles no deberás dedicarles más que unos minutos de tu tiempo.

3. Empieza con pequeñas acciones

Los nuevos hábitos parecen pequeños cuando estamos iniciándolos, para lograr el equilibrio entre trabajo y vida personal solo hace falta dividir nuestra meta en pequeñas tareas que podamos cumplir todos los días.

4. Ejercicio y meditación

Diariamente encontramos tiempo para las cosas importantes de nuestra vida como comer, asearnos, trabajar, etc. Pero nos olvidamos de ejercitarnos y meditar, aunque sea 30 minutos al día, puedes tomar ese pequeño tiempo en tus mañanas o en las noches, el objetivo es que comiencen a trabajar tu sistema nervioso y actives tu cuerpo mientras liberas todo el estrés acumulado.

5. No existe el equilibrio laboral y personal perfecto

El trabajo y el tiempo libre pueden variar de una semana a otra, incluso de un día a otro, por eso es importante identificar los tiempos a los que puedas adaptarte para conseguir tus metas.

Debemos recordar que, aunque no siempre podremos tener un perfecto equilibrio entre lo personal y profesional, al final del día tenemos nuestra propia vida allá afuera esperando por vivirla.

Para Henco lo más importante radica en nuestro capital humano, es realmente importante reconocer que los pequeños cambios marcarán tu modo de vivir y tu salud como individuo. ¡Cuídate! ¡Henco somos todos!