¿Cómo superar la cuesta de Enero?

Un nuevo año implica muchas posibilidades y la oportunidad de pensar en el futuro para establecer cuáles serán tus próximos objetivos, oficialmente ha iniciado otro año y seguramente tu cartera lo ha resentido pues ha llegado la “cuesta de enero” la cual es el resultado de los gastos extraordinarios que se realizan en las épocas decembrinas.

Para este mes de Enero se espera una de las inflaciones más altas en los últimos años, pues de acuerdo con varios expertos el sector privado pronostican que la inflación se ubique en 6.63%, es decir muy arriba del pronóstico previo de 6.28%.

Sin embargo cuando se trata de ahorrar efectivo, no todas las personas se  encuentran con la suficiente motivación al respecto o no conocen de métodos que vayan con su necesidades. Si este es tu caso, lo más seguro es que necesites un desafío, por que para lograrlo es una buena idea usar métodos de ahorro, que podrían ayudarte en el momento de querer guardar dinero y sea lo suficientemente fácil para que se convierta en un buen hábito.

Métodos de ahorro fáciles de implementar

Lo primero  que debes saber es que este tipo de sistemas de ahorro, son idóneos para ayudarte  a superar los desafíos que involucren el desarrollo del hábito, por ejemplo, el hecho de llegar con más dinero al final de las quincenas. A continuación te compartimos algunos métodos:

  1. Sin gastar: Debes elegir una semana o incluso un mes en la que no puedas comprar más allá de lo indispensable, es decir que solamente puedes comprar y pagar por los artículos o servicios que realmente son necesarios. Puedes realizar una lista de todas las cosas que no compraste y al final de la semana o mes revisar si aún las deseas y comprobar cuáles solamente son caprichos.
  • Desafío de ahorro del diez por ciento: Esta es una meta anual y se establece guardando el 10% de todos los ingresos de tu trabajo. Ese dinero debe ser colocado en ahorros o inversiones, de esta manera el dinero irá creciendo y en unos meses desarrollarás el hábito que te mantendrá ahorrando y obteniendo rendimientos.
  • Desafío de 5 y 10: Todas las monedas de esta nominación que recibas después de una compra deberás guardarlas en una caja o bote, de esta manera al finalizar el año te sorprenderás del total de dinero que ahorraste de manera simple.
  • Desafío del cambio: Consiste en poner todo el cambio que te sobra en el día en un lugar específico, sin importar que se trate de monedas o billetes, la idea principal es que los guardes para acumular lo que no gastas y después de un tiempo ver como esos cambios hacen una gran cantidad.
  • Reto de 52 semanas: Este es el método más fácil de ejecutar y el más popular, este inicia con ahorrar 10 pesos la primera semana, 20 durante la siguiente, 30 para la tercera y así sucesivamente y para la semana 52 estarás ahorrando alrededor de 520 pesos, por lo que al final del año tendrás 13 mil 780 pesos.

Además de los métodos de ahorro que realices deberás analizar algunas soluciones puntuales enfocadas en el primer periodo del año, de mediados de enero a principios de febrero. Aunque puede ser un período con dificultades, la realidad es que una buena administración te puede ayudar a dejarlo atrás rápidamente, aquí te compartimos algunos tips útiles:

Comienza a pensar a futuro: El prever gastos y sobre todo gastos sorpresa te ayudará a realizar un estimado de cuánto dinero puedes y no puedes gastar.  Crear un calendario y marcar en este los días en que tengas gastos fijos te ayudarán a tener visualizados los gastos a futuro.

Haz tu presupuesto: El crear un presupuesto será más sencillo si tienes presente los gastos que se vienen. Hacer una lista de ingresos y gastos te ayudará a tener claro cuánto dinero te queda disponible y te ayudará a comenzar a ahorrar y destinar tu capital en aspectos importantes como el pago de deudas.

Comienza pagando las deudas más altas: Al inicio de año (en la cuesta) es importante que te deshagas de todas las deudas que te cuesten más dinero. Visualiza los intereses que están generando y haz un plan de acción para minimizar el tiempo en que se cubran.

Objetivos pequeños: No trates de abarcar todos tus problemas económicos de una vez, prioriza y sé realista con el tiempo en el que puedes dejar atrás tus deudas, con el tiempo podrás ir incrementando tu lista.

Deja de lado las compras a crédito: A pesar de que esta puede parecer una forma fácil de obtener o pagar cosas rápidamente, es recomendable que no adquieras deudas nuevas hasta que no termines las que tienes en la actualidad, de esta manera evitarás perder presupuesto e invertirás de manera más responsable.

Documenta todo: Es posible que en estos meses difíciles te sientas abrumado por lo que poder ver cómo vas avanzando te ayudará a no desistir y sobre todo a tener un registro de tu progreso.

Anticiparse a la crisis te permitirá enfrentarla en las mejores condiciones, cuanto antes comiences a diseñar las acciones que deberán realizarse y cuantos más posibles escenarios plantees es más probable que logres superar esta temporada sin morir en el intento.

Hay quienes piensan que los temas financieros están reservados solo para gente de negocios, y profesionales en la materia. Sin embargo, la realidad es que todas las personas deben contar con la prevención  financiera.

Aunque la cuesta de enero es un reto, también puede ser una gran oportunidad para mejorar las finanzas personales. Recordemos que no se trata de recortar salidas, cenas, vacaciones o gustos. “El secreto es no ser impulsivos al momento de comprar y reflexionar sobre nuestras necesidades y posibilidades financieras”.

#CuestaDeEnero #MétodosDeAhorro #HencoBlog

¿Cómo planificar tus objetivos del 2022?… y no “morir” en el intento

El 2022 se acerca y como cada fin de año muchas personas comienzan a hacer una retrospectiva de su año y a plantearse propósitos para el siguiente. Esta es una tarea que no puede faltar ya que es una oportunidad perfecta para comenzar a hacer realidad los cambios deseados para el próximo año, el próximo mes o la próxima semana.  

En muchas ocasiones, la mitad de los propósitos de año nuevo quedan solamente escritos en papel, en un bloc de notas olvidado o incluso, en un pensamiento, para cumplirlos eso debe cambiar y conventirlos en una lista de metas que sean medibles y alcanzables.  

¿Por qué no se cumple con los propósitos de Año Nuevo?  

No cumplir con la lista de cosas que deseas hacer en cada año entrante se puede deber a factores como la falta de tiempo, la motivación, el no saber cómo alcanzarlas, la indecisión o el que ya no son una prioridad para ti, etc.   

Pero por lo general la principal causa de no lograr cumplir los propósitos de año nuevo se debe a que te planteaste una resolución incorrecta, esto se da cuando creas objetivos basándote en lo que la gente te dice o tienes una idea vaga de lo que realmente quieres lograr y no has creado algún plan para desarrollarlos en 12 meses.  

¿Cómo crear los propósitos de forma correcta?  

  • Elige una meta principal y una o dos secundarias 
  • Escribe tus propóitos y déjalos en un lugar de fácil visibilidad 
  • Encuentra la forma de trabajar en ellos todos los días 
  • Crea hábitos relacionados con tus propósitos de año nuevo  
  • Manten un registro de tu progreso  

Todas las metas o propósitos por cumplir también deben definirse bajo la metodología S.M.A.R.T, es decir, deben de ser objetivos específicos, alcanzables, relevantes, medibles y con una duración determinada.  

  • Si tu propósito es específico y claro te será mucho más fácil alcanzarlo, un objetivo que es vago es mucho más complejo y difícil de alcanzar, por ejemplo, es muy diferente decir “quiero bajar de peso” a “quiero perder 7 kilos en los próximos 6 meses”.  
  • Sé realista. Un propósito debe ser un reto para alcanzar lo que buscas; sin embargo, tratar de dar pasos demasiado grandes y rápidos puede ser frustrante, o simplemente dejar de ser un objetivo para ti.  
  • Planea un próposito importante para ti. Esto significa que lo que quieres lograr debe ayudar a mejorar tu vida y tendrás a personas que te ayuden a reforzar esa meta y todos los aspectos a tener en cuenta antes de lograrlo. Preguntate a tí mismo: ¿Es una meta que realmente me importa? ¿Tengo razones profundas para alcanzarla?  
  • Poder visualizar tu avance es valioso para poder continuar, registrar tu progreso en un diario o tomar notas en tu celular puede reforzarlo sin importar cuál es la meta elegida.  
  • De eso se trata el crear propósitos de año nuevo, tienen una fecha límite y deben cumplirse en el año que lo has decidido, por eso cuando hablamos de un objetivo alcanzable lo más recomendable es que sea realisa y pueda cumplirse en una fecha específica. Date el tiempo suficiente para hacerlo, incluso con imprevistos.  

Consejos para cumplir tus propósitos  

Se flexible y modifica tus propósitos, no hay prisa ni carrera durante el año, pueden modificarse a medida que vas avanzando. Si ves que es una meta demasiado lejana puedes modificarla y hacerla más ligera, no la dejes de lado por completo solo porque te comiste un brownie y rompiste tu dieta o faltaste al gimnasio por una semana. Todo el mundo tiene altibajos y cuando eso ocurre, debes dejarlo pasar y continuar.  

Recuerda incluir pequeñas actividades que te ayuden a lograr tu meta, ya sea hacer ejercicio 10 min diarios o buscar información de nutrición adecuada para cambiar los hábitos de tu alimentación.  

Una vez que estes planeando tus propósitos de año nuevo piensa en la calidad y no en la cantidad, recuerda que deben de ser importantes para ti así podrás lograrlos sin importar lo que ocurra.  

Ahora convierte todas esas metas en un hábito y llévalo a cabo todos los días, en caso de que no puedas o no tengas tiempo, prueba mínimo tres veces por semana, de esta forma estarás cada vez más cerca de cumplir tu propósito. 

Para nosotros en Henco lo más importante es que recuerdes que aunque tus objetivos deben ser claros, específicos y con un límite de tiempo determinado, no quiere decir que no pueden ser divertidos. Alcanzar tus metas debe ser placentero y divertido para hacerlo más ameno, así que recompénsate de vez en cuando y haz que sean inspiradoras y divertidas ¡Disfruta los cambios y el camino hacia ellos! J  

#Propósitos2022 #HencoSomosTodos #ResolucionesDeAñoNuevo 

La importancia de conocerse a uno mismo

Cuando nos preguntamos si nos conocemos a nosotros mismos, la respuesta que siempre parece más que obvia es darnos un sí, pero si profundizamos realmente en lo que es el verdadero autoconocimiento podremos observar que esa respuesta afirmativa podría cambiar, especialmente cuando respondemos a cómo somos con base en nuestra profesión o nuestro rol en la sociedad. Conocernos va más allá de eso y se relaciona de manera directa con la autoestima, con nuestra autoimagen y la valoración que creemos merecer.  

Conocerte a ti mismo te ayuda a tener una idea clara de quién eres y de lo que quieres conseguir, te impulsa para lograr tus metas a tu manera y gracias a tu propio esfuerzo, a la vez que contribuye positivamente a tu vitalidad y bienestar emocional.  

¿Te has preguntado si sabes quién eres? 

El auto concepto es el conjunto de ideas y opiniones que tienes sobre ti mismo, es la imagen que defines de ti en tu mente.  

Reflexiona: 

¿Eres feliz contigo mismo? 

¿Disfrutas de ti mismo en momentos de soledad? 

¿Eres consciente de tus fortalezas y estás orgulloso de ellas? 

¿Conoces tus flaquezas y las aceptas mientras te esfuerzas por mejorar? 

Si la mayoría de tus respuestas es , tu auto concepto es positivo. Como ves, el auto concepto implica un juicio sobre ti mismo. 

¿Cómo puedes mejorar tu auto conocimiento? 

Empieza por describirte 

Conviértete en la mejor versión de ti mismo. Realiza una lista colocando en una columna los adjetivos que crees que te definen. Sé sincero, señala los que te hacen sentir mejor e identifica los que te hacen sentir peor y al lado apunta quién quieres llegar a ser en el futuro. 

Analiza la línea de tu vida 

Esto te permitirá conocerte a ti mismo y destacar los momentos importantes de tu vida, lo que han significado para ti y te dará una visión global de cómo has ido evolucionando con las experiencias vividas. Podrás ver claramente como las identidades que forman tu auto imagen han cambiado a través del tiempo. 

Escribe tus vivencias 

Practica la escritura personal, escribe en formato diario o solamente una nota según tu estado de ánimo o si te ha sucedido algo importante, el efecto de la escritura personal es muy poderoso. Al momento de escribir nos vemos obligados a ponerle nombre a las emociones e intentar encontrar su origen. También, al leerlo después, descubrirás partes de ti que tal vez habías pasado por alto.  

Saber qué opinan los demás sobre ti 

Pídele a tus personas de confianza o personas cercanas a ti que te describan honestamente, de esta manera podrás descubrir cómo te ven los demás y qué les gusta más de ti. Descubrirás costumbres, comportamientos, manías de las que no eras consciente, etc. Reflexiona sobre ellas y, si alguna te hace sentir incomodidad o vergüenza, añádela como objetivo a pulir en la mejor versión de ti mismo.  

Entonces, ¿De qué sirve conocerse a uno mismo?  

Existen periodos vitales en los que tienes la sensación de estancamiento en la vida y esto te provoca un estado de entumecimiento, inactividad, infelicidad, etc. Esto te hace sentir que tu vida esta vacía, que no avanzas y dejas de disfrutar de las experiencias y relaciones. 

El crecimiento personal te permitirá desarrollar tus potencialidades, es decir: te hará mejorar en habilidad, capacidad y gestión emocional para que tu vida sea más plena, logres hacer realidad tus proyectos vitales y, en definitiva, te sientas vivo, activo y satisfecho con tu vida y feliz de vivirla.  

Nuestra vida y nuestras relaciones se sustentan en multitud de áreas que pueden encontrarse muy diferenciadas. Sin embargo, en todas esas áreas nos encontramos el común denominador de nosotros mismos y nuestra autoestima, basada en el conocimiento de nuestras emociones, nuestros valores o nuestras fortalezas, y saber que están ahí, cuáles son y cómo potenciarlo nos ayudará a estar mejor con nosotros mismos. 

Es evidente que para mejorar algo, en este caso a nosotros mismos, es necesario saber en qué punto nos encontramos y qué aspectos es necesario pulir, aquí es donde entra el auto conocimiento. ¡Forja un auto concepto que te haga plenamente feliz!  

#ConoceteATiMismo #Autoconocimiento #HencoBlog #Bienestar 

Encuentra el equilibrio que hay en ti

Tener un equilibrio en nuestra vida es algo muy importante para estar sanos y lograr alcanzar la felicidad. De hecho, la felicidad se puede encontrar en todos los aspectos de nuestra vida y el equilibrio es la tranquilidad que alcanzaremos cuando indaguemos en nuestro interior sobre nosotros mismos, de esto depende alcanzar el punto medio.

¿Qué es tener un equilibrio?

Es importante comprender que es el equilibrio personal, algo equilibrado es algo que está en un punto medio, independientemente de las alteraciones que puedan influirnos, no siempre es sencillo mantener una postura cuando sucede un acontecimiento importante y choca con nuestra realidad. Por una parte, mantener la entereza puede convertirse en todo un desafío, sin embargo, nos ayuda a pensar en alguna solución.

Ahora que entendemos el concepto de “equilibrio” debemos unirlo a un punto de vista personal, pero ¿Cómo podemos encontrar el equilibrio personal?

Este equilibrio no es solo un estado mental, todo lo que afecta a nuestra mente, de alguna forma, puede terminar afectándonos en todos los aspectos, por ejemplo; puede que comas bien, que te cuides físicamente, pero si careces de ilusión notarás cómo tu vida no es tan plena como debiera ser. Las ilusiones, además, nos permiten hacer realidad nuestros sueños. ¿Cómo?, es simple, si tenemos ilusión por algo y nos ponemos una meta, nos esforzaremos por alcanzarla, además nos dará la seguridad para superar cualquier límite.

Busca tu propio “yo” y desarrolla tu coraje

Cada paso que demos debe estar enfocado al autoconocimiento y al crecimiento personal, son muchas las cosas que podemos hacer por encontrar nuestro propio equilibrio personal y una de ellas es trabajar en conocer a nuestro propio yo. Descubriendo cuales son nuestros objetivos reales y también identificando los factores que podrían desequilibrarnos.

En nuestras vidas, a veces tenemos que enfrentarnos a situaciones que no nos gustan nada, pueden ser creencias, problemas familiares, situaciones delicadas en el trabajo, etc. En todas estas circunstancias a veces tenemos que enfrentar y defender lo que queremos.

Las personas que identifican aquello que quieren lograr son más equilibradas y sanas, pelean por ello, a pesar de lo difícil que sea defender una causa, si quieren conseguir algo lucharán por alcanzarlo.

Toda lucha que llevemos a cabo nos hará desarrollar ese coraje que está en nuestro interior, pero que a veces se encuentra dormido, tener coraje no significa que no habrá miedo, siempre existirá el miedo ante una situación desconocida o que no nos guste. Lo ideal es que, si estamos equilibrados el  coraje es mucho mayor que el miedo y lo superará tanto, que no afectará luchar por lo que queremos.

¿Cómo trabajar en el crecimiento personal?

Muchas de las metas que nos proponemos nos hacen olvidarnos de nuestro individualismo, no siempre sabemos como detenernos a pensar qué es lo que realmente nos hace sentir bien. Seguir con objetivos que de alguna forma no son nuestros, puede llegar a frustrarnos. Así de fácil es perder el equilibro.

Lo primero que debemos hacer es aprender a relajarnos, liberar tensiones y manejar técnicas correctas ante situaciones de estrés. Saber respirar profundamente nos permitirá pensar mejor así como mejorar la oxigenación de nuestro cerebro.

Una vez que tomemos un respiro, debemos tener en cuenta nuestras emociones internas y poner en orden nuestras ideas y sentimientos, es posible que nos encontremos con continuas distracciones que no permitan que aclaremos nuestra mente, para llegar a identificarlas es necesaria la introspección.

Sé siempre optimista para alcanzar el equilibrio

Esforcémonos por ser optimistas, porque hasta en los peores momentos hay algo bueno ¿no?, seguro que podemos sacar una enseñanza y realizar un cambio positivo en nuestras vidas.

Todo se supera y cuando miramos hacía atrás nos damos cuenta de que no ha sido todo tan malo como creíamos, debemos afrontar los golpes de la vida y  hacernos responsables por nuestras decisiones, para enfrentarnos a nosotros mismos. Afrontar nuestros miedos y mirarnos siempre puede ayudarnos a encontrar el equilibrio personal. Cuando entendemos que no siempre tenemos todas las respuestas, será una forma de reconocer el punto medio.

Recuerda que la perfección no existe y eso aplica también cuando hablamos de un equilibrio personal, la clave es buscar lo que nos haga sentir mejor y en balance con nuestros ideales, al final del día somos nosotros los que tenemos el control de nuestra vida.

#EquilibrioPersonal #HighPerformanceHappyPeople #BienestarPersonal

A ti, ¿Te emociona que llegue el lunes?

Imagínate un domingo por la noche, la idea de que mañana sea lunes, ¿te emociona o te entristece? ¿qué es lo que causa ese sentimiento? ¿estás contento con lo que te espera al día siguiente?

Una de las principales cosas que influyen la respuesta a esas preguntas es sin duda nuestro trabajo y si disfrutamos o no hacerlo. El trabajo es una de las actividades más importantes durante nuestra vida, considerando que pasamos más de un tercio de nuestro día trabajando y que en ocasiones convivimos más con nuestros compañeros que con nuestra propia familia, por eso es importante estar contentos con lo que hacemos y encontrar la oportunidad de divertirnos y gozarlo.

A menudo se puede presentar que consideremos el trabajo como una obligación que solo hacemos por obtener dinero para cubrir nuestras necesidades, sin embargo, cuando trabajamos en algo que nos apasiona la perspectiva cambia, lo interesante es que nosotros mismos tenemos la capacidad de hacerlo divertido y apasionante.

Piénsalo un poco… si activamos nuestra capacidad de apasionarnos por las cosas, en cada trabajo, en cada pequeña tarea que hagamos, ese hábito transformará nuestro trabajo en algo especial.

No es un aspecto que solo depende de nuestra actitud personal, también influyen las relaciones con compañeros y jefes, el lugar físico de nuestra oficina, los tiempos de traslado, etc. Pero considerando todo esto, ¿Tu trabajo te hace feliz?

Hay quienes dicen que la felicidad no es un estado de ánimo si no una actitud. En el caso laboral un consejo que escuchamos frecuentemente es “Escoge un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. El secreto está en encontrar lo que te apasiona.

¿Cómo podemos hacer nuestro trabajo más feliz?

  1. Ser flexible

El mundo no es del más fuerte ni del más rápido, es de los más flexibles. Abrir nuestra mente y permitir cambiar nuestras opiniones, no nos hace débiles, nos hace grandes. Permitirnos cambiar nos proporciona el equilibrio necesario para disfrutar lo que hacemos.

  • Ser optimista

Ser optimista nos permite descubrir lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, si confiamos en las capacidades y posibilidades que tenemos podemos enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia.

  • Tener confianza

Confiar en los que nos rodean nos permite obtener también la confianza de los demás, la confianza ahorra energía y multiplica la productividad de los equipos de trabajo, confiar en nuestro entorno es un imán para crear nuevas oportunidades.

  • Ser comprometido

El compromiso es una elección personal, depende de nosotros mismos, cuando nos comprometemos, creemos y cuando creemos, participamos y nos involucramos más. Esto aumentará nuestra capacidad y nos convertirá en alguien con una identidad especial.

  • Disfrutar y divertirnos

Disfrutar lo que hacemos nos permite aprovechar el tiempo y crear una estrategia adecuada para vivir la vida. El sentido del humor y la risa aumentarán la calidad de vida y la sensación de bienestar.

  • Aprender

Observar mejor a nuestro alrededor ya que nunca terminamos de aprender. Podemos convertir nuestros errores en oportunidades y aprender de ellos, la clave esta siempre en la actitud y las ganas de seguir creciendo y preparándonos. La realidad es que los conocimientos duran menos cada día, así que actualizarnos es clave para estar listos para enfrentar cualquier reto que se presente.

  • Encontrar el significado

La primera fuerza para motivarnos es la lucha constante por encontrarle sentido a nuestra propia vida, lo importante no es hacer lo que amemos sino amar lo que hacemos. Además, es clave entender como nuestro trabajo, nuestras tareas diarias contribuyen a una meta mayor no sólo de la organización, sino en la vida de otras personas, estamos impactando a que nuestra sociedad y el mundo sean mejor. ¿A poco no es motivante?

En conclusión…

Terminemos cada día de nuestro trabajo con gratitud y hagamos que nuestra mente se enfoque en las situaciones positivas, platicar las cosas buenas que nos pasan hace que nuestra visión cambie y seamos más optimistas. 

Esta bien a veces querer cambiar y hacer cosas más interesantes, pero lo importante es hacerlo desde el disfrute de la tarea que, ahora mismo, nos está tocando hacer. Una vez que encontremos la manera de pasárnosla bien en el trabajo con cualquier cosa, disfrutaremos con energía y entusiasmo todo lo que venga. ¡Todo depende de nosotros!

Ahora que entendimos que nuestro trabajo es una parte fundamental de nuestra vida, la pregunta es: ¿Y si cambiamos odiar los lunes, por la emoción de empezar una nueva semana?

#HighPerformanceHappyPeople #AmaTuTrabajo #AmaTusLunes

Una emoción dominante en la pandemia

Durante los últimos 18 meses gran parte de nuestra vida ha cambiado, tanto emocionalmente como socialmente, hemos tenido que reaprender a relacionarnos, ya que ahora pasamos más tiempo con las personas que vivimos y menos con quienes forman parte de nuestro entorno laboral y social, lo cual podría estar afectando de alguna manera nuestra salud mental.

Cuando hablamos de salud mental, por lo general pensamos en los dos extremos: Por un lado, la depresión y por el otro el bienestar total. Pero cuando nos sentimos en un punto medio, donde no estamos deprimidos ni tampoco funcionando a pleno, a esto le llamamos languidez.

A algunos nos cuesta trabajo tratar de explicar lo que hemos sentido en todos estos meses, hemos pasado por varias emociones: miedo, enojo, preocupación, incertidumbre, tristeza… y a veces sentimos más de una al mismo tiempo, sin poder explicarlas, mucho menos controlarlas.

Pero, ¿Qué es la languidez?

Es una sensación de vacío y estancamiento. Es cuando sentimos que el tiempo pasa muy lento y nosotros no hacemos nada, no tenemos la energía para hacerlo, nos falta alegría y rumbo.

Es un estado en el que entras sin apenas darte cuenta porque aparentemente es leve, pero que te mantiene desmotivado y puede derivar en bajo rendimiento laboral y en problemas psicológicos más complicados.

La importancia de reconocer la languidez

Entender que nos sentimos de esta manera es el primer paso para abordarlo y cuidar nuestra salud mental. El peligro radica en que, una vez que comencemos a presentar languidez es posible que no notemos la disminución de motivación o el impulso que nos daban las cosas, simplemente nos volvemos indiferentes, no buscamos ayuda ni queremos ayudarnos y no logramos ver incluso nuestro propio desinterés.

¿Cómo podemos lidiar con ella?

Lo importante es tratar de ponerle nombre a lo que sentimos, siempre es bueno identificar nuestras emociones y trabajarlas, más si son negativas. Si no logramos afrontarlas con nuestros propios recursos, tenemos que pedir ayuda de especialistas.

A continuación, compartimos algunas recomendaciones que podrán ayudarnos a afrontarla:

  1. El primer paso es identificarla y nombrarla, esto nos ayuda a no estar tratando de adivinar o entender qué es lo que nos está pasando.
  1. Establecer objetivos a corto plazo, sencillos; no se trata de poner una meta de vida, sino de pequeñas actividades que requieran nuestra atención absoluta: cocinar, leer un libro, ver una película, etc.  Así dejaremos de divagar.
  1. Respetar los horarios para cada actividad del día: trabajo, familia, entretenimiento. No se trata de limitarnos, sino de establecer rutinas que nos den pequeñas certezas.
  1. No esperemos controlar lo que pasa fuera de nosotros, lo que sí es que podemos empezar a decidir cómo vamos a reaccionar ante lo que pasa. Pueden quitarnos todo menos una cosa: la actitud que tomamos ante un conjunto de circunstancias. Por más frustrante que sea la situación, somos libres de decidir nuestra actitud ante ella y nuestra forma de reaccionar.
  2. Centrarnos en el presente. El centrarnos en el presente nos provoca un bienestar porque nos ofrece una sensación de control a nuestro alrededor, el truco está en identificar nuestras preocupaciones para luego dejarlas ir.

Hay que tratar de minimizar todo lo que sabemos que puede boicotearnos y dejar preparadas ciertas pequeñas cosas que harán la diferencia en nuestro día a día, por ejemplo:

Levantarnos constantemente de nuestro lugar de trabajo porque nuestro cerebro nos propone algo “supuestamente más importante que hacer” solo responde a un estado de ansiedad y hay que tratar de controlarlo, en este caso lo ideal sería tener a la mano esas ciertas cosas que nos hacen movernos constantemente de nuestro lugar (ya sea una taza de café sobre la mesa, agua, fruta, etc.) para así poder continuar con nuestra concentración. 

También el pensar en el aquí y en al ahora nos puede ayudar a combatir este estado anímico.

Recuerda que el primer paso es aceptar nuestras emociones, esto nos dará la oportunidad de darle voz a la desesperación interna y comenzar a iluminar el camino para salir del vacío. En Henco nos preocupamos por ti y reconocemos la importancia de cuidar todos los aspectos de nuestra salud, así que, si te encuentras en esta situación, ponle atención, pon en práctica las recomendaciones de este artículo y pide ayuda en caso necesario, ¡tu bienestar es lo más importante!

#HencoSomosTodos #Languidez #HencoBlog

La importancia de tener una rutina

Para llegar a cumplir un objetivo hay que esforzarnos y encontrar la mejor manera de llegar a él. Sin una rutina, durante un solo día podríamos tomar cientos de decisiones, el estrés y la ansiedad incrementarían por no tener un rumbo claro de lo que tenemos que hacer, es por esto que construir una rutina puede quitar algo de presión y ayudarnos a tener más claras las acciones que tomaremos para lograr lo que nos propongamos.

Pongamos un ejemplo: el objetivo es bajar de peso 5 kg en un mes, para lograrlo hay que establecer una serie de pasos a seguir:

  1. Quemar más calorías de las que consumo ejercitándome 30 minutos diarios.
  2. Consumir menos y mejores calorías incluyendo más frutas y verduras en mi alimentación diaria.
  3. Hidratarme mejor tomando 2 litros de agua al día

Cada uno de estos puntos requiere en sí mismo que se establezcan rutinas, que con el tiempo se convertirán en hábitos.

¿Cuál es la diferencia entre una rutina y un hábito?

La rutina la establecemos de manera consciente; el hábito es ya una actividad inconsciente que realizamos.

Dado que la rutina está hecha de hábitos, cambiar tu rutina es la mejor manera de formar nuevos hábitos. Crear una rutina puede requerir atención, pero una vez que te acostumbras a ella, se convierte en una secuencia de acciones inconscientes o automáticas.

¿Cómo hacer una rutina?

Comienza escribiendo todas las cosas que necesitas hacer, luego ordénalas por prioridad o urgencia. La clave es mantenerse ocupado, pero hacer tiempo para tus comidas y cuidado personal.

Recuerda ser realista con la cantidad de cosas que puedes lograr en un día. Si tratas de hacer demasiado y no lo logras, puede que te desanimes y te des por vencido. Dividir tus deberes en tareas más pequeñas puede ayudarte a mantener tu día ocupado.

No importa qué tan básica nos parezca la rutina, hay que ir poco a poco y en la medida de nuestras posibilidades. Esto no quiere decir que ahí nos vamos a quedar, una vez que esa rutina se haya convertido en un hábito que realicemos sin mayor esfuerzo, es momento de establecer el siguiente objetivo con sus rutinas correspondientes.

Los especialistas en el tema sugieren empezar con horarios fijos para hacerlo, recordemos que lo que no es medible, no es mejorable.

Ventajas de tener una rutina

  1. Nos dan la sensación de estar en control de nuestra vida.
  2. Ayudan a sobrellevar los cambios, el estrés y la salud mental de una manera positiva.
  3. Nos dan estabilidad.
  4. Ofrecen un mapa a seguir.
  5. Promueven hábitos positivos.

Tal vez sea este último el más importante, pues si establecemos rutinas que nos llevarán hacia objetivos positivos en nuestra vida, al repetirlas lo suficiente hasta hacerlas un hábito, esto ya se vuelve parte de nuestro día a día.

¿Cómo evoluciona una rutina?

En primer lugar, haciéndola un hábito, como ya dijimos. Esto no significa que debamos ceñirnos a una rutina cuando empezamos a sentirnos estancados, ya que resulta contraproducente, aprender a ajustarnos y basarnos en nuestras rutinas es un punto de crecimiento necesario. El cambio es parte de la vida y las rutinas deben ir evolucionando con el tiempo.

Por ejemplo, tal vez ya llegamos al peso y condición física que esperábamos este año y ya es un hábito dormir bien, comer de manera adecuada y ejercitarnos. A lo mejor en ese mismo sentido, el objetivo ahora es competir en un deporte o iniciar una rutina también de cuidado de la piel, por ejemplo, así con todos los objetivos que nos pongamos enfrente.  

Recordemos que contar con una rutina nos ayuda a combinar los distintos aspectos: familiar, social, escolar, laboral, tiempo libre, intereses, curiosidades y poder aprovechar nuestro día a día de tal manera que lo vivamos como una satisfacción. Por supuesto, a diario existen responsabilidades y obligaciones ¡combinémoslas con pequeñas cosas que nos aporten energía y felicidad!

Intentemos hacer lo difícil un poco más fácil y no hagamos que lo difícil nos resulte más difícil por no dejar tiempo para lo que nos beneficia a diferentes niveles.

En Henco te recomendamos empezar hoy mismo creando rutinas para varios días de la semana hasta un mes entero, no te sientas mal si te sales del horario, puedes intentar otra vez mañana, ¡el punto de una rutina es mejorar tu vida!

Cuéntanos que te pareció el tema y en qué aspectos puedes involucrar una rutina para mejorar tu vida.

#HencoTips #RutinaDiaria #HighPerformanceHappyPeople

Autocuidado Emocional

Cuidar nuestras emociones es tan importante como hacerlo con nuestra alimentación, cuerpo y horas de sueño. Como personas integrales que somos, cada una de estas partes es tan importante como la otra.

Hace relativamente poco tiempo, en términos de psicología, se desarrolló el concepto de inteligencia emocional, ¿Qué es esto?

La inteligencia emocional surge como una respuesta a los cuestionamientos de por qué hay personas que no pueden manejar sus emociones, tienen arrebatos que afectan su desempeño, tanto laboral como personal, sin que padecieran de ningún problema neurológico.

En conjunto, la inteligencia emocional son las habilidades de cada individuo de autocontrol, entusiasmo, empatía, perseverancia y capacidad para motivarse a sí mismo. Estas habilidades varían de persona a persona, hay quienes las traen mejor integradas desde su nacimiento, y la mayoría que tienen que trabajarlas, moldearlas y desarrollarlas con el tiempo. Está demostrado con investigaciones que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, si se cuenta con los métodos adecuados.

Esta es la teoría, en la vida diaria vamos sintiendo diferentes emociones como reflejo de nuestro día a día. Hay varias que nos resultan familiares, pues ocurren de manera regular y hemos aprendido a vivir con ellas. Y otras menos conocidas, que se disparan con eventos más fuertes (muerte, divorcio, crisis) y que a veces no sabemos cómo manejar.

Ya sean sentimientos que reconocemos fácilmente o emociones profundas que aparecen sin avisar, es muy importante, en primer lugar, reconocerlos, tratar de entender de dónde vienen y expresarlos de la mejor manera posible. Esto nos ayudará a reaccionar ante las situaciones de la vida con inteligencia emocional.

¿Por dónde empiezo?

Las emociones son señales que nos da el cuerpo hacia una situación externa, si las conocemos, reconocemos y dominamos dejaremos de sentirnos perdidos o confundidos entre sentimientos, y empezaremos a ver nuestra respuesta emocional como una forma de entender lo que está sucediendo y de elevarnos por encima de las reacciones inmediatas para actuar de mejor manera ante una situación específica.

Y, sobre todo, que tengamos una vida más tranquila y plena, comprendiendo lo que está pasando dentro de nosotros, conociéndonos mejor, manejando nuestra respuesta emocional de manera consciente, y expresando a otros cómo nos sentimos, lo que también mejorará nuestras relaciones interpersonales.

Conocer nuestras emociones

Esto es una actividad continua que tiene que ver con observarnos a nosotros mismos, solo observarla, sin juzgarla como buena o mala; preguntarnos: ¿qué experiencias desencadena cada emoción? ¿Por qué me enojo cuando alguien actúa de una manera?, ¿cuál es esa experiencia en el pasado que detona esta reacción emocional?, ¿qué evento, y en especial qué personas, están asociados con cada uno?

A partir de esta observación empezaremos a conocer nuestras emociones y a diferenciarlas con el fin de ayudarnos a reconocer un evento y entender nuestra reacción. Así, cada vez que se expresa una emoción específica, nos da otra oportunidad de observarnos y responder de una manera con la que nos sintamos más cómodos.

Muy importante antes de movernos al siguiente punto es aceptarnos, puede que algunas de las cosas que observamos no nos encanten, trabajemos para irlas cambiando poco a poco, sin reproches ni autocastigo. Así somos, ni bueno ni malo, vamos desarrollando la inteligencia emocional con amor propio.

Mantener límites saludables

Una vez reconocidas y con la experiencia que vamos a ir desarrollando, podemos empezar a evitar que las emociones de los demás invadan nuestro espacio y a reconocer cuando hagamos nuestras las emociones de otros. Entonces, podremos poner un límite saludable que cada uno definamos a partir de lo que nos haga sentir cómodos. Puede ser un espacio real de distancia física o uno imaginario emocional. Una vez que lo hayamos hecho, podremos lidiar con una situación o persona de manera más efectiva, ya que conocemos y empezamos a controlar nuestra reacción.

Cultivar nuestro bienestar

En este punto volvemos a lo que hablábamos al inicio, nuestro bienestar es integral: mente, emoción y cuerpo. Deben ir de la mano, y lo mejor es que cuando uno va mejorando, los demás van en equipo como tres engranes de una maquinaria perfecta: nosotros.

Comprender quiénes somos en esencia, qué nos motiva, en qué nos diferenciamos o en qué nos parecemos a los demás, cuáles son las actitudes y creencias que nos ayudan a mantener en el camino correcto, capaz de permanecer en su camino en para lograr lo encontrar la estabilidad en la vida.

Crear un sistema de apoyo

Uno que esté integrado por personas que nos alienten y nutran. Son quienes nos conocen, nos quieren y están dispuestas a ayudarnos a ser mejores seres humanos. Pensemos en esas personas a las que siempre podemos acudir para que nos escuchen o nos den su opinión sincera y amorosa.

Ellos son quienes integran nuestro sistema de apoyo, que nos sirven como espejo cuando no alcanzamos a observarnos mejor. Para que este sistema sea más eficiente es muy importante que sepamos expresar a estas personas nuestras emociones.

Tener a la mano herramientas emocionales

Es una forma de representar las habilidades (como herramientas) que hemos adquirido a lo largo del tiempo con nuestras experiencias de vida. Son estrategias que hemos desarrollado y utilizado de manera eficaz para hacer frente a los desafíos.

Con el tiempo, nuestras habilidades personales deberían de ser suficientes para llenar una ‘caja de herramientas’ completa. Esa que hemos ido llenando a partir de los puntos anteriores: observación, conocimiento, límites, mantenimiento y apoyo.

En tiempos difíciles, las personas sentimos que necesitamos buscar ayuda, lo ideal es encontrar una buena parte dentro de nosotros, tener claro con qué contamos emocionalmente –también fuera con un sistema de apoyo– para vivir una vida más plena.

“Para Henco lo más importante es cuidar el bienestar mental de nuestros colaboradores, por eso consideramos de suma importancia compartir temas de interés que nos conciernen a todos, tómate un momento para poner en práctica estos pasos y platícanos si te fueron de utilidad”.

#AutocuidadoEmocional #HighPerformanceHappyPeople #HencoBlog

Desarrollo personal: La proactividad

Ser proactivo quiere decir que tomas la iniciativa para hacer lo que sea necesario para que sucedan las cosas que deseas. Significa que tomas las riendas y que eres la fuerza creativa de tu propia vida. Eres quien diseña tu vida y eres consciente de que la mejor manera de planear tu futuro es crearlo tú mismo. La clave es tomar responsabilidad e iniciativa y decidir de qué trata tu vida y priorizar las cosas más importantes para conseguir tus objetivos.

Tomando en cuenta como reaccionas ante diversas situaciones del día a día, ¿te consideras una persona proactiva o reactiva? ¿asumes el control de tu vida o dejas que otros la controlen?

Cada persona tiene una forma particular de actuar o sentir ante los diferentes estímulos o retos que se nos presentan, a continuación, te explicaremos más a detalle las diferencias, pero primero entendamos:

¿Qué es una reacción?

La reacción es una conducta que tomamos ante un estímulo especifico, por ejemplo, nuestras emociones en el público ante un cantante o conferencista o la actitud que adoptamos al encontrarnos en un embotellamiento de tráfico camino a casa, por mencionar algunas.

En base a nuestras reacciones podemos definir a 2 tipos de personas, proactivas o reactivas.

¿En que se basa la proactividad y qué es la reactividad?

La proactividad conlleva la capacidad de ser responsable y de elegir la respuesta a los acontecimientos que nos suceden a lo largo de la vida. La capacidad de responder con responsabilidad, de subordinar los impulsos, sentimientos, condiciones, etc, a valores basados en principios.

Estas personas tienen claros sus objetivos y generan acciones para lograrlos, comunican a su entorno de manera asertiva: como se sienten, que opinan y que necesitan para cumplir con sus actividades.

Lo contrario a la proactividad sería la reactividad. Ser reactivo es hacer que tu vida sea producto de tus sentimientos, de tus estados de ánimo, de tus impulsos, o de cómo te trata la gente. 

Las personas reactivas necesitan un impulso externo constante para trabajar, la mayoría del tiempo su bienestar depende de si su entorno está bien o mal, tienden a quejarse verbalmente pero no ejecutan ninguna acción al respecto.

¿Por qué nos beneficia ser proactivos?

Porque nuestra vida será producto de nuestras propias decisiones y no de nuestras condiciones, es decir, cuando asumimos la responsabilidad personal en todas las facetas de nuestra vida y no las delegamos a nadie generamos conciencia de reconocer que esas responsabilidades son propias y así podemos trabajar en ellas.

Con la práctica desarrollaremos la capacidad de manejar las dificultades que se nos presentan y adquiriremos mayor rapidez en trabajar la proactividad.

Tenemos que aprender a escoger nuestra actitud y la respuesta ante cualquier circunstancia, la respuesta a los estímulos influenciará a los nuevos estímulos con el tiempo y tus pensamientos crearan una nueva realidad.

Si deseamos modificar nuestro tipo de pensamientos, y acercarnos cada vez más a un estilo proactivo; debemos empezar observando cómo nos hablamos, ¿usamos un lenguaje pasivo o activo?

Si es pasivo, cámbialo, y comienza a hablarte de manera más positiva, sustituye “todo va fatal” por “haré todo lo que pueda por cambiar la situación”; prueba a decirte “puedo mejorar” en vez de “yo soy así”; o cambia el “me desesperas” por “no dejaré que me arruines el día”, etc.

¿Cuáles son las características de las personas proactivas?

  • Buscan constantemente el mejor camino y las herramientas necesarias para superarse tanto en su contexto personal como profesional y laboral.
  • Son responsables de sus actos y de las decisiones tomadas.
  • Son personas capaces de trabajar en equipo, aportar ideas y soluciones.
  • Buscan nuevos retos y oportunidades.
  • Las personas proactivas no esperan a que llegue una solución porque trabajan y se enfocan en alcanzarlas sin tener que esperar por terceros.

¿La proactividad se puede desarrollar?

Si, se trata de un proceso de crecimiento personal, por lo tanto, requiere de tiempo, evaluación, análisis y perseverancia. La proactividad es la llave que nos abre todas las puertas de un mundo de posibilidades.

Hay cosas sobre las que podemos influir o controlar y otras sobre las que no tenemos control alguno. La persona proactiva se enfoca solamente en las cosas que se pueden controlar.

Recuerda que tenemos el poder de escoger la respuesta ante cualquier circunstancia y el valor de tomar la iniciativa y actuar sobre nuestra consciencia, esta es la esencia de la proactividad.

Debemos de asumir la responsabilidad personal, y entender que no podemos cambiar las circunstancias externas, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos. Si tomamos las riendas de la responsabilidad podremos desarrollar la ambición de conseguir nuestros sueños.

#HighPerformanceHappyPeople #Proactividad #DesarrolloPersonal

¿Te sientes exhausto constantemente?… puede ser agotamiento emocional.

¿Sientes que tienes muchas cosas que hacer y al final solo logras hacer la mitad? ¿Sólo quieres estar sentado/a en el sofá o piensas que no puedes con el día que te toca vivir? ¿No tienes fuerza para conseguir lo que te propones?

Muchas veces el sobrecargarse de actividades y cosas por hacer nos genera un agotamiento emocional, pero ¿Cómo llega a suceder esto? El agotamiento extremo va relacionado con sensaciones de estrés y ansiedad, sentimientos de angustia o incluso depresión. Todos podemos sentir este cansancio emocional extremo de vez en cuando, aunque algunas personas tienen tendencia a experimentarla más a menudo.

¿Qué es el agotamiento emocional y como se presenta?

El agotamiento emocional es un estado al que se llega por sobrecarga de esfuerzo en los pensamientos, es una enfermedad que provoca un deterioro en la salud física, mental y emocional ya sea por asumir conflictos y responsabilidades que nos generan compromisos de tipo emocional.

Aunque el agotamiento emocional se experimenta como cansancio mental, suele acompañarse de fatiga física, sensación de pesadez y la imposibilidad de seguir adelante con las acciones del día a día.

¿Cuáles son las causas?

Por lo general, se origina porque hay un desbalance entre lo que damos y lo que recibimos. Las personas que padecen esta condición sienten que entregan todo de sí mismos ya sea en el trabajo, hogar, con su pareja, etc. y que no es recíproco.

Esto ocurre en un contexto donde hay gran exigencia que a su vez aparentemente, demanda grandes sacrificios. Por ejemplo, un trabajo con un alto riesgo de despido, un hogar en el que los integrantes están llenos de problemas, una pareja conflictiva, solo por mencionar algunos.

Lo usual es que la persona agotada carezca de tiempo para sí misma y tampoco recibe el reconocimiento, afecto o consideración suficientes ya que se espera que “rinda” todo el tiempo y pueda aguantarlo todo.

¿Cómo se manifiesta el agotamiento emocional?

  1. Cansancio físico: Te sientes fatigada/o con frecuencia, desde que comienza tu día experimentas una sensación de obligación para realizar todas tus actividades.
  2. Insomnio: Los problemas abruman tus pensamientos y esto hace que sea difícil conciliar el sueño.
  3. Irritabilidad: Hay molestia y perdida del autocontrol con frecuencia, te sientes agotado/a, te ves de mal humor y eres muy sensible a cualquier crítica o gesto de desaprobación.
  4. Falta de motivación: Las acciones cotidianas comienzan a realizarse mecánicamente, como si estuvieras obligada/o a hacer lo que haces todo el tiempo, no sientes entusiasmo ni interés por tus actividades.
  5. Distanciamiento afectivo: Las emociones comienzan a ser cada vez más planas y dejas tus sentimientos de lado.
  6. Olvidos frecuentes: La saturación de información comienza a dar lugar a la pérdida de memoria y empiezas a olvidar las pequeñas cosas con facilidad.
  7. Dificultad para pensar: Te sientes confundido/a frecuentemente y cada actividad que realizas te toma más tiempo que antes.

       ¿Te sentiste identificado con 3 o más síntomas?, es momento de pedir ayuda!.

¿Qué hacer cuando se tienen estos síntomas?

Lo principal es prevenirlo conociendo o solicitando información del tema, es común llegar a pensar que es algo normal y con el paso del tiempo disminuirá, pero no siempre es así, más tarde se pueden presentar conflictos o una enfermedad crónica.

Lo ideal es tomar conciencia y realizar las siguientes acciones que pueden ayudar al problema:

  • Tratar de dormir por lo menos entre 7 y 8 horas diarias
  • Salir a caminar diario
  • Empezar a despertarse temprano
  • Tratar de hacer nuevas amistades
  • Hacer cosas nuevas o buscar un pasatiempo
  • Empezar a hacer cosas que siempre se han querido hacer
  • Practica la meditación o técnicas de relajación, te ayudara a transformar tus emociones y pensamientos negativos, permitiendo enfocar tu energía hacia el presente.
  • Identifica tus límites y responsabilidades ante una situación, adjudicarse cargas emocionales de más solo genera estrés y ansiedad.

El descanso es muy importante, hay que encontrar tiempo libre para relajarse y estar tranquilos. Además, se puede trabajar en construir una actitud diferente frente a las obligaciones diarias, cada actividad debe incluir tiempos dedicados al compromiso, pero también tiempos para descansar y realizar otras actividades

Es importante sensibilizarnos frente a nosotros mismos, no hay nada mejor que dedicar un rato del día a estar a solos, poder respirar y reconectarnos con lo que somos y lo que deseamos. Debemos de trabajar en desarrollar una actitud de compresión y bondad con nosotros mismos y lo más importante, reconocer cuando necesitamos ayuda.

Además de realizar estas acciones es importante que tengas presente que puedes acudir con un profesional y solicitar apoyo con terapia, lo más importante es que te sientas seguro/a de brindarte la atención necesaria y especializada para tratar esta condición.

Recuerda que lo más importante es estar y sentirnos bien con nosotros mismos, la perfección no puede ser alcanzada pero una buena salud mental si, esperamos este blog y la información proporcionada te haya sido útil. Recuerda que un cuerpo sano es el producto de una mente sana. 😉

#HencoBlog #AgotamientoEmocional #CansancioMental

¿Cómo aprender a ser más paciente?

Durante el tiempo de trabajo llegan momentos en que ocurren situaciones que ponen a prueba nuestra paciencia y en muchas ocasiones esas situaciones están fuera de nuestro control, por ejemplo: la computadora se tarda más de lo normal en ejecutar una acción, la conexión a internet esta lenta, no encuentras los archivos que necesitas con urgencia, solo por nombrar algunas; éstas forman una larga lista de imprevistos que desafían nuestra mente todos los días.

La manera en que reaccionamos ante estas situaciones será vista por todas las personas cercanas, ya sea familia, amigos o compañeros de trabajo, la forma en la que actuamos marca una diferencia en nuestro alrededor.

Desarrollar la paciencia se trata de trabajar un hábito de tolerancia. Es una actitud que nos lleva a soportar contratiempos y dificultades para conseguir el bien, desarrollando virtudes para no afectar a otros.

Si estas acostumbrado a estresarte por cosas que no pueden cambiar, tómate un respiro profundo y piensa en qué puedes mejorar que esté a tu alcance. La clave está en saber controlar tus emociones, en el trabajo hay situaciones que son inevitables, debemos de aclarar los conflictos con paciencia y buena voluntad para llegar a la solución.

Pasos para trabajar la paciencia

La paciencia es algo que se desarrolla, es un estado mental que puede variar según la situación, las personas y el tipo de conflicto que enfrentemos.

Normalmente, queremos que todo ocurra en la inmediatez, pero perdemos de vista que resolver las dificultades cotidianas de manera desesperada sólo brinda soluciones superficiales, te compartimos a continuación 5 pasos que te ayudaran a trabajar tu paciencia:

  1. Detectar que es lo que te hace perder la paciencia:

Autoanalízate y determina cuáles son aquellas cosas o situaciones que te generan esta sensación. Al conocer sus causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas, combatirlas y, eventualmente, eliminarlas.

  • Reconoce que no tienes el control de todo:

Comprende que hay cosas que no puedes controlar y que ampararte en la queja constante o en el enojo por cuestiones que no están en tus manos no soluciona nada.

  • Disfruta del momento:

Date gustos como comprar o hacer tu comida preferida, escuchar música de tu agrado, mirar una película, disfrutar las pláticas con tus  amigos o simplemente tomarte un café. Concentra toda tu atención en el tiempo presente.

  •  Busca alternativas para descargar tu ansiedad:

Es importante que tu cuerpo y mente no acumulen ansiedad y estrés. Realiza algún tipo de ejercicio físico para generar bienestar corporal y prueba técnicas de respiración para liberar tensiones.

  • Ve el lado bueno de la impaciencia:

La impaciencia no tiene por qué ser exclusivamente negativa. La inquietud puede ser el impulso inicial que despierte un proceso creativo. Cada vez que te impaciente algo, deja volar tu imaginación a rincones inesperados.

¿Cuáles son los beneficios de la paciencia?

  1. Mejor visión y claridad a largo plazo:

Cuando la impaciencia te agobia solo tratamos de enfocarnos en resultados inmediatos y de corto plazo. Pensar y actuar con calma nos permite enfocarnos en objetivos más grandes, de mayor trascendencia y construir estrategias enfocadas.

  • Se desarrollan actitudes positivas:

Al sentirnos estresados el mal humor aparece, así como predisponernos a ver solo el lado negativo de las situaciones, por ejemplo, culpar a los demás. El actuar con paciencia nos da la oportunidad de visualizar y asumir actitudes positivas.

  • Mejora las relaciones personales:

Cada persona tiene sus ideas, puntos de vista y no necesariamente coinciden con los demás. Tener paciencia en el área laboral y personal, es también escuchar y comprender lo que los demás expresan y su postura.

La paciencia más la empatía ayudará a comprender más a las personas.

  • Mejora la comunicación:

Ser paciente ayuda a tranquilizarse y pensar mejor lo que se desea expresar, una gran virtud en la comunicación es saber escuchar a los demás sin interrumpir.

  • Reducir el estrés: Ser paciente, no necesariamente reduce el nivel de estrés a cero, pero ayudará a mitigar los efectos y el malestar. Un beneficio muy importante es el efecto que produce tener paciencia sobre todo en situaciones difíciles, así podremos inspirar con el ejemplo a actuar de esta forma.

Para Henco lo más importante es cuidar el bienestar mental y físico de nuestros colaboradores, por eso consideramos de suma importancia compartir temas de interés que nos conciernen a todos, tómate un momento para poner en práctica estos pasos y platícanos si te fueron de utilidad.

#HencoSomosTodos #SerPaciente #HencoBlog

La clave de una comunicación efectiva

¿Qué es una comunicación efectiva?  

La comunicación efectiva busca que la persona que emite el mensaje lo realice de forma clara, directa y que no dé lugar a confusiones o malos entendidos, busca que la persona que recibe el mensaje procese la información en términos que pueda entender y dar retroalimentación sobre el mensaje que ha comprendido. 

¿En que contribuye una comunicación efectiva? 

La comunicación es una herramienta indispensable para fomentar la productividad y mantener relaciones laborales sólidas entre todos los niveles de una empresa. Los empleados que invierten tiempo y energía en una comunicación efectiva aumentarán rápidamente la confianza entre los demás, esto se traducirá en una mayor productividad y dará mejores resultados en el estado de ánimo.  

Un entorno de trabajo con estas características ayudará a crear un equipo fuerte, ya que la comunicación efectiva contribuye al sentido de pertenencia de los colaboradores que buscan alcanzar los objetivos comunes en la organización.  

Ventajas de una comunicación efectiva 

  • Construye y fomenta relaciones productivas a largo plazo 

Se crean relaciones interpersonales e interdepartamentales positivas, ya que se remueve la tensión innecesaria y la frustración dentro de los equipos de trabajo, generada por malos entendidos y errores al momento de comunicarse clara y directamente. 

  • Liderazgo efectivo  

Se pueden abrir canales de comunicación directos entre los líderes y colaboradores al establecer metas y objetivos claros, lo que genera un aumento en el rendimiento de la organización al alinearse a la visión de la empresa; los gerentes entenderán las actitudes y problemáticas de su equipo, mientras que estos también pueden conocer las de su líder y las políticas de la empresa.  

  • Innovación y crecimiento general de la organización  

Cuando a los colaboradores se les permite poder dialogar y comunicar sus ideas, generamos un ambiente de innovación y mejora continua, lo que ayuda al desarrollo general de la organización. 

¿Cómo mejorar la comunicación? 

Define metas y expectativas clarasLos líderes deben definir metas claras y viables tanto a nivel grupal como individual, describir exactamente lo que se espera del proyecto y del colaborador. Para que el mensaje sea claro es fundamental hablar sin ser repetitivo y explicarlo de manera cortés para evitar confusiones u ofensas.  

Presta atención al elegir el medio de comunicación: Una vez que has creado tu mensaje, debes garantizar que se divulgue a través del mejor canal posible. Aunque la comunicación cara a cara es, sin duda, la mejor forma de crear confianza con los colaboradores no siempre es la mejor opción. Tómate tu tiempo para decidir si la información cara a cara funcionará mejor que un correo electrónico o si basta con una llamada.  

Mantén a todos involucrados: Fomenta la retroalimentación continua de avances en los proyectos que se realizan en conjunto. Informa a todo el equipo sobre actualizaciones, esto es especialmente importante al tratar con personal a distancia. 

Escucha y demuestra empatía: La comunicación es un proceso bilateral, los líderes y colaboradores deben escuchar y fomentar el diálogo en toda la organización, si escuchas y observas atentamente puedes detectar a tiempo las inquietudes y adelantarte a las necesidades de los demás.  

Para Henco es importante fomentar la buena comunicación con nuestra gente, así mantenemos una visión y objetivos claros hacia las mismas metas, somos una empresa feliz y apasionada por lo que hacemos. Nuestra cultura organizacional está distinguida por Great Place To Work 😊 ¡Porque juntos no tenemos límites!