Cada ser humano tiene una rutina, pero ¿Son suficientes 21 días para crear un hábito? Al menos, eso es lo que todos dicen, desde el siglo XX existe una creencia popular de que el cerebro necesita solo de 21 días para crear un hábito. Recuerda que un hábito se refiere a una conducta o acción que es repetida de manera constante por una persona, son patrones que se aprenden con el tiempo y cuya ejecución es tan cotidiana que se convierte en parte de la rutina diaria. Un estudio realizado en el 2006 por la Universidad de Duke, en Estados Unidos, descubrió que “40% de las conductas que realizamos a diario no son decisiones, sino hábitos”. 

La teoría de los 21 días para crear un hábito

En 1980 el padre de la psicología moderna y filósofo Willian James presentó un ensayo titulado Habit como parte de su obra referente en la disciplina: Los Pricipios de la Psicología, en este texto el autor espone como funciona la plasticidad cerebral y el sistema nervioso para explicar por qué se necesitan 21 días para crear un hábito.

La teoría de los 21 días propone que los cambios son graduales y se debe trabajar mediante el subconsciente de las personas, el subconsciente funciona a partir de estímulos que procesamos conscientemente y se activan de forma automática como pensamientos o conductas específicas.

Entonces, ¿Cómo crear un hábito?

Según William James se requieren de un proceso de 21 días para crearlo, a trvaés de la repetición constante de una conducta. De esta manera, el inconsciente del cerebro lo tomará como un aprendizaje y finalmente lo almacenará como un hábito.

¿Cómo funciona la creación de hábitos?

El cerebro cuenta con tres sistemas de aprendizaje. El primero es el aprendizaje “no supervisado”, que no requiere un conocimiento previo y está conectado directamente con el córtex cerebral.

El segundo aprendizaje es el “supervisado”, el cual sí requiere un conocimiento previo y está conectado con el cerebelo.

Y finalmente, está el aprendizaje “relacionado a la recompensa”, que está conectado con los ganglios basales y es el encargado de almacener tus rutinas y crear hábitos.

Los ganglios basales es la zona del cerebro que se activa con la adquisición de hábitos, esta se encarga de conservar las rutinas que vamos adquiriendo, es decir los ganglios se encargan de automatizar procesos, como conducir o montar una bicicleta.

Factores que influyen en la formación de un hábito

La motivación para crear hábitos

La motivación cumple un rol fundamental para crear hábitos, el reto es saber cómo conservarla a lo largo del proceso. La capacidad para mantener a una persona motivada en el tiempo, se basa en 3 pilares:

  1. Maestría: Son las capacidades que vas adquiriendo para ser cada vez mejor en algo que te interesa.
  2. Autonomía: Es la facultad de dirigir tus propias acciones y tomar tus decisiones.
  3. Propósito: La necesidad de atribuirse un logro que se relacione a tus valores e ideales de vida.

La voluntad para crear hábitos

Para mantener la fuerza de voluntad y crear háitos debes tener en cuenta el cuidado de cuatro dimensiones:

  1. Física: Cuida de tu salud física comiendo y durmiendo bien.
  2. Social: Identifica qué personas te impulsan a lograr tus objetivos y acércate más a ellas ó de lo contrario reconoce quienes te apartan de tus metas y aléjate.
  3. Emocional: Controla tus emociones y alivia la ansiedad y el estrés.
  4. Mental: Mantén tus pensamientos positivos y anótalos para tenerlos presentes siempre.

Recompensas

Las recompensas son la parte más importante al crear hábitos ya que representa una satisfacción que te lleva a mejorar tu estado de ánimo. Si tienes 21 días para crear un hábito, necesitas tener una recompensa que se alinee con el objetivo de la nueva rutina, de esta forma podrás entrenar a la mente para que anticipe el recibir la recompensa cuando realices la conducta o acción, de esta manera al convertirse en un hábito el comportamiento se ejecutará de forma automática.

Entonces, ¿la teoría de los 21 días para crear un hábito es realmente cierta?, en realidad no. Pues lo que se dice es que se necesitan mínimo 21 días para crear un hábito, además de que cada persona tiene características distintas y no todas tienen la disciplina para incorporar hábitos con facilidad a sus rutinas.

El tiempo necesario para generar un hábito depende de cada uno, cada persona al elaborar un plan de productividad debe tener en claro su mínimo y su máximo, la clave esta en determinar el tiempo para monitorear tus acciones constantemente e ir modificando el plan de acción de acuerdo a tus necesidades.